Un futuro lejano

Las historias individuales se fundieron en el olvido del tiempo, los años pasaron los humanos que se habían refugiado en la superficie de la tierra murieron irremediablente.

Luego de 1657 años de espera, los dioses fueron despertados de las camaras hiperbaricas de sueño profundo en las que se habían mantenido, la tierra tenía ahora un clima variado pero benigno y había sido repoblada por los animales supervivientes, los polos vovían a tener los volumenes de hielo del pasado, y había suficiente superficie habitable para millones de humanos.

Luego de despertar del largo sueño, los dioses se propusieron repoblar la tierra, y desarrollaron un plan que llamaron GENESIS, en el cual estaban descritos paso a paso las acciones que los científicos debían llevar a cabo para repoblar la tierra y generar una sociedad perfecta y armoniosa que trabajase para mantener a su casta disfrutando de los lujos a los cuales estaban acostumbrados. La austeridad de estos tiempos de reconstrucción era un sufrimiento para su linaje y dignidad.

El Gran disco descendió sobre el bosque mediterraneo, y diez grupos de cieníficos fueron seleccionados para salir a buscar el banco genético enterrado en el polo sur, la única esperanza para re crear un mundo utópico, un paraíso antediluviano en el cual los dioses serían entes reales que gobernarían con mano de hierro y moldearían la humanidad para servirlos, lo habían hecho antes, lo harían denuevo.

El Doctor Juan Carmona fué designado para liderar el grupo 7, proveidos de un antiguo submarino nuclear encontrado en las ruinas de lo que alguna vez fué una mina de coltán, se dirigieron desde un punto medio entre el Ecuador y el trópico de Capricornio hacia el sur, su equipo constaba de veinte hombres y mujeres clonados y entrenados durante generaciones especialmente para la misión, su sentido en la vida era traer de vuelta los retazos genéticos del mundo anterior al desastre para ocupar el equípo de nanobiogeneingeria para reconstruir las especies.

El mundo era ahora un lugar fertil pero burdo, los animales e insectos se encontraban por montones y las plantas que lograron sobrevivir habían invadido todo, pero la variedad se había perdido, la creación se había transformado de un colorido y multiforme catálogo de la vida a una gris y monotemática tienda comunista sin variedad.

Cada equipo tenía una misión distinta, cada uno debía recuperar materiales para la reconstrucción, sin embargo el equípo 7 sostenía la piedra angular del plan GENESIS.

El capitán Juan Carmona a cargo de la expedición, poseía cartas hechas desde el espacio, mapas exactos de como llegar a su destino, llegar al polo sur desde su destino primigenio no fué ningún inconveniente, es más cada ves que debían salir a recargar el aire del submarino, se sorprendían de la brillante recuperación del planeta, aveses, el horizonte era una linea continua de azules donde el mar y el cielo se unían de forma imperceptible, en otras las nubes corrían sobre ellos como peces apurados por la amenaza de algún depredador, los dorados atardeceres encendían los cúmulos como si de un teatro se tratase, celeste daba paso al azul y luego al negro y luego a las estrellas que salpicaban la noche incipiente, y la luna se movía desordenada por el firmamento que cambiaba a cada parada, los hombres y mujeres de aquel submarino aprendieron a disfrutar del cielo que ningún humano había visto hacia más de mil años y a pesar de que su convicción respecto a su propósito era tan firme como siempre, algo comenzó a cambiar dentro de ellos. El már también cambiaba sus tonalidades y carácter cada ves, desde una tranquilidad sepulcral a un animo de mujer celosa y cada detalle era registrado por el joven Jorge Torres, encargado de la vitacora del viaje.