The Shadow.

Matt was holding the sheets with strength, his eyes were blinking looking towards the window it was all dark around him the sounds of the night filled the room, drops crashing against the glass, the deep sinister whistling of the wind charged with humidity, branches cracking, leafs singing a sad and dim song, water falling, and his heart beating like a big leader and old drum.

The boy was making a huge effort to open his pupils as much as possible, plunging his light reception cell to an inhuman level, he could hear even the most insignificant sound around him or in the street, his brain was working fast making images of all the information his ears brought to it.

The truth is Matt knew something was about to happen in any moment, he did not wanted to sleep, he did not wanted this to happen, he was aware of all the implications and the consequences and he was scared to death because there was nothing he could do about it.

A blue light came from the dark sky, and then a thunder broke the air as another hot plasma ray came down to the ground, Matt felt the moment was near, he started shaking as he sink in his bed, his hand started to sweat and a cold feeling run through his back.

The rain continued falling in to the roof and the floor and the street, the wind continued moving branches and leafs and suddenly a tall and obscure figure appeared in the narrow paved way to Matt’s house.

The figure advanced with tall steps towards the main door, nobody noticed the black cloak approaching in the middle of the dark cold rainy night.

Matt listen the wet lean figure approaching, and in silence started to cry, the windows matched his face and he paid the debt he had with the death.

Anuncios

Masapán fantástico

Dime confiada que ganaré la batalla
que las armas que cargo son las indicadas
que mi musculatura, mi carne, mis huesos y mi alma
pueden resistir prueba tan dura.

Hazme tuyo, muerte
en impetuosa ráfaga, dolorosa y ciega
abre el torax de tu victima
y mandame a al mundo de los eternos gritos de victoria

Que vengan rosadas valquirias
en busca de mi alma
despues de mi derrota.

El mercader

Ya es hora de partir hacia la costa
hacia el puerto
a cambiar especias por oro
y oro por camellos

Ramatola camina hoy por el desierto
hunde sus pies en la arena ardiente
y pide un esfuerzo más a sus dromedarios
lucha contra el viento cálido de los medanos

Días y noches camina Ramatola
buscando un rostro
una mirada que nunca llega
que no lo espera

Se ha hacercado tanto
ha podido sentir su aroma en el aire
y la tibieza de su cuerpo en el aire tibio del desierto

Hacia el puerto
a vender especias
buscando un nombre
entre esclavas y reinas
esperando encontrar al sucubo que en la costa espera

Hacía el este camina Ramtola
se ha separado de su carabana
siguiendo a un angel
se nos ha ido, Ramatola.

Piccolo

Fue una palabra rutilante
la que te dejó caer en sus piernas
abrazar sus brazos
mirar sus miradas

Tal vez su piel
un toque sereno
un tacto lleno de palabras

O simplemente el viento
que como una hoja seca
se llevó tu rostro
y me dejó la nada

Fue su mirada
sus ojos profundos y distantes
el color de sus labios
y sus milesde glorias en las tuyas

Fue también su voz
hilando las palabras como un dios
contaminando el mundo
con su opereta celestial y cotidiana

llenando tu vientre de esperanza
y un pequeño astro que se mueve entre la gente.

Tu Nombre.

Eramos como el sol y el horizonte
amantes eternos
brillos recios
ocasos risueños
eras mi fertil dama azulada
Y yo tu pristino caballero

Paseabamos ausentes por las sienagas
entre los árboles
por sobre toda la redondez de la tierra
nada perturbaba nuestro transe
ni los murmullos alados
ni las dansas vegetales

Ahora vago por alguna playa exótica
recordando nuestra pasión en la silabas de tu nombre.

Momentos / Progreción oscura.

Momento 1

Las risas brillan y bailan
y vago entre los acordes absurdos
en los que retuercen sus cuerpos
miro las muecas burdas
que empuñan sus rostros

Ya no los escucho
soy un espectro desfazado del mundo
un vaso vacio
que ellos no ven

Quemo mi existencia
y me derrumbo en silencio.

Momento 2

Errante, balbucenando palabras ausentes.
Lo coloquial del cielo aplasta mis miradas
Las paredes rozan mi pesada existencia
y el olor a mixturas ureas pregna mi alma.

Mil maldiciones extendidas
sobre la espalda torcida del caminante
se aferran a mi destino
laserando cada paso que doy buscandote

Tu rostro jamás aflora entre la gente
Ni en los paisajes o en la luces ni las sombras
El destino no quiere nuestro encuentro.

Momento 3

Me desplazo languido por el camino
tortuoso de la dulce vida
buscando a un ser de seda
que no aparece ni entre paredes derruidas ni cuerpos sin rostro

El haliento helado de la muerte me besa en los labios
Su fría oz suzurra a mis oidos tu nombre
Y mi alma se quiebra y se reparte en cuatro infiernos;
El hombre, la frustración, la soledad y la muerte.