Cabalgata

Cabalgué hacia el sol sin conocer el camino a casa,
con mi corcel brioso y mi espada recien afilada.

Cruce el mar y me batí con sus inumerables brillos
Sobrepasé las montañas sin perder el ritmo y seguí adelante
por la senda que me había puesto el destino

Besé a la luna y me convertí en su amante
La crín carmesí de mi aureo caballo encandilo todas las estrellas
pero el sol seguía intacto.

Llegue mil veses al horizonte y herguí mi inexistente espada
Corté los hilos de los cielos y hallí cayo el infame.

Me miró triste y por fin comprendí el destino de mi viaje
bajé exausto de la bestia roja y acaricié a la esfera agonizante
abrazé su fuego y me quemé vivo para que él viviera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s