Piccolo

Fue una palabra rutilante
la que te dejó caer en sus piernas
abrazar sus brazos
mirar sus miradas

Tal vez su piel
un toque sereno
un tacto lleno de palabras

O simplemente el viento
que como una hoja seca
se llevó tu rostro
y me dejó la nada

Fue su mirada
sus ojos profundos y distantes
el color de sus labios
y sus milesde glorias en las tuyas

Fue también su voz
hilando las palabras como un dios
contaminando el mundo
con su opereta celestial y cotidiana

llenando tu vientre de esperanza
y un pequeño astro que se mueve entre la gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s