Malabares

  
Toda historia tiene un comienzo y un final. Como uno de esos juguetes que vuelan por el aire en busca de las falanges del otro malabarista. Salen de una mano y se elevan dando vueltas. Porque girar es su naturaleza. Y caen por que hay una ley que así se los indica. Otras manos buscan el juguete. Y la historia termina. Y otra comienza.

Sobre Poliedro V

poliedro VHace un par de semanas estuvimos en el CENTEX de Valparaíso, presentando la Antología de cuentos Poliedro V. He aquí la palabras de su servidor:

Cuando Sergio me invitó a presentar Poliedro V, acepté de inmediato, no solo porque él presentó mi primera novela, sino también porque es un honor poder hablarles de esta leyenda que es poliedro y el misterioso grupo que está detrás de él, y que pese al tiempo y las dificultades sigue más vivo y activo que nunca.

Recuerdo también que Sergio me prestó las versiones anteriores de Poliedro para que lo conociera literariamente. Porque los escritores pueden hablar como personas normales, pero su verdadero yo se expresa mucho mejor en su literatura.

Mientras lo leía, buscando un punto para asir esta presentación, la verdad es que me fui desesperando un poco, pues los temas y estilos son tan diversos que no hay una directriz que concatene los relatos, cada uno es un universo aparte.

Esta es sin lugar a dudas una antología, que viene del griego que significa ramillete, o guirnalda de flores. Poliedro V es un ramillete de cuentos, o una caja de bombones de relatos como diría la mamá de Forrest Gump.

Aquí hay 15 escritores Chilenos y sus particulares visiones y delirious, y nunca sabes con qué te vas a encontrar. Hay que tener en cuenta que cada escritor, consiente o inconsciente vive en una búsqueda. Es por esto que escribimos, porque tenemos hambre un hambre inexplicable que nos impulsa a poner nuestros pensamientos en palabras.

Aquí hay 15 búsquedas, 15 preguntas y 15 posibles respuestas a las inquietudes del espíritu y la imaginación humanas.

Y digo espíritu porque creo que el arte y la filosofía son en efecto las actividades humanas que se encargan de los aspectos más elevados de la actividad del hombre.

Solo cuando superamos las inquietudes prácticas de supervivencia y de vida. Tenemos tiempo para cultivar el espíritu. La literatura es la cristalización de un momento de la intimidad del hombre, una fotografía de su alma. Y cuando hablamos de literatura fantástica, podemos ir incluso más allá y afirmar que la literatura fantástica es un daguerrotipo del inconsciente que luego es pintado por la acción del espíritu para entregarle las justas y necesarias notas de verosimilitud que posee un buen cuento.

Lo siguiente que pensé tiene que ver con el soporte, ¿por qué seguimos publicando libros? ¿ y por qué libros de cuentos?

Como escritor puedo decir que hay en el mundo editorial un preconcepto respecto a las antologías de relatos breves, y es que estas no se venden.

Sin embargo a los escritores no nos importa tanto que nuestros libros se vendan, en comparación con la importancia que le damos a que nuestros libros se lean, a que nuestros mundos, nuestras preguntas y nuestras narraciones encuentren un interlocutor que pueda dialogar con ellas y darles vida.

Por otro lado recuerdo estar conversando del tema con una amiga Inglesa licenciada en literatura fanática de Borges que me decía; que por el contrario al paradigma editorial chileno, en Inglaterra el público prefiere los libros de cuentos a las novelas, sobre todo porque al ser una caja de bombones, siempre van a encontrar uno que les guste, y si no les gusta alguno, siempre se lo pueden saltar e ir a ver que les ofrece el siguiente. En cambio cuando no logramos conectar con una novela, es todo el libro con el cual nunca lograremos conectar.

En mi caso particular, y no por un tema de mercado, sino de afinidad, yo comencé escribiendo guiones y de eso salté a mi primera novela, si he escrito cuentos ha sido después de eso, y créanme, para mí el cuento es tremendamente difícil, porque finalmente el cuento obedece a otra dinámica.

Para eso busque la opinión de algunos escritores, y logre encontrar las siguientes:

El Argentino Mempo Giardinelli asevera:

“Considero siempre que el cuento es el género literario más moderno y el que mayor vitalidad posee, por la simple razón de que las personas jamás dejaron de contar lo que sucede, ni de interesarse por lo que les cuentan bien narrado”

El Brasilero Gaucho Moacyr dice:

“Valoro más el cuento como género literario. En términos de creativos, el cuento requiere mucho más que la novela… Recuerdo varias novelas en que salté pedazos, tramos muy aburridos. Mientras que el cuento no tiene término medio, es bueno o malo. Es un reto fantástico. Las limitaciones del cuento están asociadas con ser un género corto, que la gente liga a una idea de la facilidad; es por eso que cada escritor comienza cuentista”

Y finalmente Borges…

“En el curso de una vida dedicada principalmente a los libros, he leído muy pocas novelas y, en la mayoría de los casos, apenas el sentido del deber me dio fuerzas para abrirme camino hasta la última página. Al mismo tiempo, siempre fui un lector y relector de cuentos… La impresión de que grandes novelas tales como Don Quijote y Huckleberry Finn son virtualmente amorfas, me sirvió para reforzar mi gusto por el cuento, cuyos elementos indispensables son la economía, así como un comienzo, un conflicto, y un desenlace, claramente determinados. Como escritor, pensé durante años que el cuento estaba por encima de mis poderes, y solamente fue luego de una larga e indirecta serie de tímidas experiencias narrativas, que fui tomándole la mano a escribir historias propiamente dichas.”

Nunca me cayó bien Borges, pero supongo que eso es porque lo mío es la novela.

Martín Muñoz Kaiser, Valpo 2015