Camino flaite del heroe

PORTADAFRONTAL_DIARIOFLAITEDEVAMPIRODiario Flaite de un Vampiro.

En Un Santiago de Chile en el cual el fenómeno vampírico es un hecho abiertamente reconocido en la sociedad. Un joven estudiante llamado Joan; luego de ser drenado por un grupo de chupa sangres de baja estofa, es convertido en Nosferatu por el Vampiro Chalo, quien de esa manera le salva la existencia (no la vida). De aquí en adelante, acompañaremos al inexperto hamatófago Joan en las multiples peripecias que lo llevaran a madurar y que culminarán con la revelación del secreto de su conversión, y el acto que lo convertirá de niño/vampiro, a hombre/Vampiro.

En términos superficiales, estamos ante una obra escrita por el hijo de Fouguet y Ann Rice. Sangre, vampiros, sexo, drogas, alcohol y rock and roll en las calles de Santiago.

Si seguimos en la superficie y analizamos el título y sus elementos. Diario, Falite, Vampiro. Encontraremos que la obra está perfectamente definida. Estamos ante un recuento intimista de los hechos a manera de biografía. Diario. Escrito en su mayoría con un lenguaje que refleja el habla nacional. Flaite. Y su protagonista es un Vampiro.

Huelga mencionar que en la tradición mapuche, el Piuchen es una serpiente alada que se alimenta de sangre.

Aun en la superficie, el tema del vampiro, podría haber sido frívolo, una excusa o un adorno. Sin embargo en la novela de Joannes, el haber sido convertido en vampiro es el problema principal del protagonista y en torno a este hecho gira toda la trama. Hace una lista de los pros y los contras. Va al psicólogo etc. Etc. No es gratuito. No es superficial.

Nada en este libro es superficial. A pesar de ser una novela íntima, y por lo mismo, es una novela que nos habla de la naturaleza de la vida del hombre, una novela que apela a los más profundos instintos humanos. Y se los voy a probar con un análisis simple.

El monomito

Había una vez señor que hablaba del monomito. Leyó mitología de muchas partes del mundo, las comparó y se dio cuenta que había un patrón. Y a ese patrón le llamó: El camino del héroe.

Toda gran historia, toda buena historia sigue este patrón, desde El señor de los anillos, pasando por Starwars, Harry Potter, hasta Happy Gilmore de Adam Sandler.

Campbell describió el viaje del héroe como un ciclo donde primero se abandona, se es atraído, arrastrado o se avanza voluntariamente lejos del hogar internándose en un mundo lleno de amenazas y pruebas; Para esto debe cruzar el primer umbral, donde puede encontrar una sombra, guardián, dragón o hermano que se le opone y debe derrotar o conciliar. Luego puede entrar vivo o descender a la muerte en un reino de oscuridad, o mundo de fuerzas poco familiares, pero íntimas, algunas de las cuales le amenazan.

La novela parte con la amiga de Joan, Clementina, que lo introduce al mundo vampírico. Luego tentado por su amigo Patrick, va en busca de sangre de vampiro, Joan literalmente muere y resucita como vampiro. Aquí recibe la ayuda mágica (la sangre de vampiro). Y pasa el primer umbral.

El héroe tiene que resolver pruebas o acertijos, en ocasiones con la ayuda o guía de un mentor.

El vampiro Chalo se convierte en su mentor. El día a día, en este caso, noche a noche, son sus aventuras y peripecias.

En la cúspide de su aventura se le presenta una prueba suprema y recibe su recompensa, esta puede ser un matrimonio sagrado (que representa la resolución del complejo de Edipo), el reconocimiento del padre-creador, la propia divinización o también, si las fuerzas permanecen hostiles, el robo del elixir (o su desposada). Hacia el final emprenderá el regreso, ya sea como emisario o como fugitivo. Al llegar al umbral del retorno, dejará atrás a sus rivales, emergiendo del reino de la congoja o resucitando y trayendo el don que restaurará al mundo.

El Vampiro Chalo, que ha hecho las veces de mentor, toma también el papel de Trisckster y sombra. Se convierte finalmente en el enemigo a derrotar. Enfrenta la muerte y consigue a la vampira Clementina, que también ha hecho las veces de madre vampírica (ritual de paso, el niño se convierte en hombre al matar al padre y tomar a la madre de manera simbólica). Joan se convierte en un Edipo vampírico. Y nos deja con un final abierto que terminamos llenando nosotros.

Como vemos, el camino del héroe, no es una receta, muchos cometen el error de verlo como una receta, un listado de cosas por las que el protagonista tiene que pasar. El mito sin embargo, pertenece al mundo del inconsciente, que habla el lenguaje de los sueños, y los sueños hablan el lenguaje de la magia. Por eso toda buena historia es en el fondo un acto de magia que esconde el mismo truco, la misma historia, contada una y otra vez.

El acto de magia es tan bueno que una persona titulada de literatura dijo lo siguiente: Parte de atrás del libro. Puede que esto sea un discurso trasgresor y vendedor o de verdad no lo vió. En cualquier caso yo como escritor les puedo asegurar que el truco está bien logrado.

Ahora bien. Si esta es la misma historia contada una y otra vez. ¿Para qué comprarla?

No solamente porque tiene Vampiros, no solamente porque está muy bien escrita. Joannes tiene una prosa increíble. Sino. Justamente porque esa historia tiene una función en nuestras vidas. Nosotros vivimos el camino del héroe y estamos adportas de la aventura. Cuando nos vamos a otra ciudad a estudiar, cuando tomamos ese examen que nos da miedo, cuando aprendemos a manejar… Nuestra vida cotidiana está llena de aventuras y oportunidades. Y este libro nos recuerda que cada pequeño paso que damos en lo cotidiano, es un paso que damos en nuestro propio camino del héroe.

Anuncios