Dream theater 3

Un joven se entera de que una migo de la infancia está atrapado en un buque manicomio en alta mar, contrata una barco pesquero para que de noche lo lleve hasta el buque.

El joven salta desde el barco hasta la cadena del ancla de proa del buque y escala por ella hasta la cubierta, donde sigilosamente se mueve hasta llegar a la puerta que permite la entrada a las cubiertas inferiores, baja por las estrechas escaleras y es saludado por un guardia que lo conoce, baja  varias cubiertas, todas iluminadas con luces tenues semi verdosas hasta llegar al fondo donde se encuentra la sala donde tienen a su amigo.

El joven tiene en su poder unas tarjetas magneticas que le permiten abrir la puerta, entra con apuro y encuentra a su amigo, en ese momento, aparece el carcelero con una vara para electrocutar, el joven lo despista diciendo que trabaja ahí y que viene a ver al prisionero, aprobechando el momento de duda, lo golpea fuerte, el rescatado aprobecha para quitarle la vara para electrocutar y le da un toque, el carcelero cae al suelo.

– ¡electrocutalo de nuevo! – Urge el joven a su amigo, y ante la duda del interpelado agrega susurrando de forma imperiosa – si no lo haces  no vamos a poder escapar, pues nos va a salir persiguiendo.

Los jovenes suben vrias cubiertas, se topan con una mujer bajita con un vestido rojo y una chaqueta negra, el rescatista conmina a su amigo para que actue de forma natural y camine mientras él saluda a la mujer y ella le devuelve el saludo como si lo conociera.

Llegan a la cubierta, aún es de noche, se ven las luces naranjas de la ciudad brillar a la distancia, el barco que trajo al joven se ha ido, uno de los guardias se ha dado cuenta y la larma ha sido dada, el joven rescatista se decide por saltar al agua.

El agua está tibia, los jovenes comienzan a nadar hacia las luces lejanas, de la negrura aparece un mini submarino amarillo con muchos chiquillos que pretenden ser marineros, los jovenes piden ayuda y tratan de subir, el submarino está lleno, pero se agarran de él y se dirigen hacia la orilla sin ninguna duda.

Anuncios

Dream Theater 2

Un hombre entra con un amigo a un pequeño y antiguo departamento, de aquellos con gruesas paredes de concreto pintadas color crema y puertas con marcos metálicos, en él viven dos amigas que están sentadas a una mesa rectangular alargada con un mantel plastico, una de ellas tiene el pelo muy negro y la otra castaño rojizo, los hombres llegan, saludan y se sientan, pero no hablan absolutamente nada entre ellos.

Una de las amigas trae comida, unos tallarines con difrentes tipos de salsa encima, algunas a base de queso otras de palta y otras de crema, ellas empiezan a comer sin decir nada, luego llegán dos amigos de ellas con botellas de alcohol, wiskey, ron y Vodka.

Las mujeres son muy amables con los recien llegados y con uno de los amigos que llegaron primero, el que tiene pelo largo, pero al otro lo ignoran por completo, todos lo ignoran por completo.

Él decide tomarse unos vasos pequeños de wiskey para entrar en onda para ver si se relaja y se atreve a hablar, pero ese no es el problema, es que nadie quiere hablar con él. 

La reunión ha terminado, los otros amigos se van ellas se retiran y dejan a los dos amigos que llegaron primero solos en el living comedor sentados frente a la mesa rectangular con mantel plastico.

Notan que el mantel plastico está rayado así como las paredes y la puerta algunos dibujos mal hechos pero sobre todo letras y frases inconexas sin mucho sentido, saludos que pretenden ser recuerdos amigables de otras reuniones de camaradas.

El ignorado saca su lapiz para escribir algo, pues desea hacerle saber a una de las amigas lo que siente por ella, sin embargo es conciente de la indeferencia y se arrepiente, salen del departamento y se encuentra solo, ya es de día, la pared le ha recordado el placer que le proboca dibujar en formatos grandes y se va practicando los trazos enormes de las alas de un angel.