Reseña: La Última Conspiración – La eterna batalla entre el bien y el mal.

la-ultima-conspiracion2

La última conspiración.

Eduardo Güenante-Pozo

Novela, 199 páginas.

 

“La última conspiración” es la opera prima del escritor Eduardo Gúenante-pozo, publicada en 2014 por su autor, un estudiante de periodismo y ex seminarista agustino. Estas dos facetas, son las que se conjugan para crear un cuerpo de conocimiento e inspiración para construir un mundo fantástico basado en la mitología católica y desarrollado como una investigación que va desenrollando conspiraciones mundanas, angelicales, demoniacas y eclesiásticas, que nos llevarán desde la creación del primer hombre y la primera mujer, hasta el mismo apocalipsis.

La novela comienza en el día del cumpleaños de Benjamín, un joven periodista, que recibe una misteriosa caja de parte de uno de sus tíos perdidos. En ese mismo momento, y frente a su departamento, explota la iglesia de los sacramentinos. Benjamín, junto a su mejor amiga Andrea, y un misterioso joven llamado Tomás, deberán descubrir, para qué sirve la caja que ha llegado a sus manos, qué relación tiene la caja con múltiples atentados a diferentes iglesias de la capital, la verdadera historia de su familia, y finalmente, quién es él verdaderamente.

Descubriremos que uno de sus tíos, Vicente, es la encarnación de la bestia, despertado por la misma iglesia católica para matar a su otro tío, Alejandro, que es el guardián de los frutos del árbol del conocimiento, y que él, es el púnico que puede tornar la balanza de la batalla final, el apocalipsis mismo, que se da entre sus dos tíos, y finalmente salvar a la humanidad del reinado del mismo satanás.

El relato comienza como un thriller, poco a poco se va decantando hacia lo fantástico, nos enteramos de que el paraíso, ha sido escondido en Chile, en una suerte de ciudad de los Césares cuya entrada está en el cajón del Maipo. Que hace miles de años, los guardianes del árbol sagrados, descendientes de adán, han estado guardando el secreto más grande de la humanidad en nuestro país, que los ángeles están en guerra, que luchan batallas campales en la ciudad de Santiago, que revelan sus verdaderas formas, y luchan haciendo chocar sus alas, causando terremotos y diversas catástrofes alrededor del globo en la medida que los sellos descritos por Juan en el libro del apocalipsis se van abriendo y el reinado de satanás, apoyado por la iglesia católica, va tomando forma en nuestro mundo terrenal. Finalmente, solo el sacrificio de Andrea, eterna enamorada de Benjamín y avatar de Eva, le entregará a nuestro protagonista, la fuerza necesaria para restablecer el equilibrio.

La última conspiración, de Eduardo Gúenante-Pozo, no es una novela de fácil lectura, ya que en sus páginas abunda la información, y las conspiraciones que se esconden tras conspiraciones, historias dentro de historias, que van arrastrando al personaje principal de pista en pista, de locación en locación, mientras, tras bambalinas, nos vamos enterando de lo que está pasando con los antagonistas demoniacos, o con los conspiradores del vaticano. Es una novela llena de leyendas, mitos, y relecturas de las sagradas escrituras, en donde el mundo espiritual se hace presente, se materializa.  Si bien es cierto, se nota que esta es una ópera prima,  y a pesar de que falta un trabajo editorial serio, que eleve y ordene la narración. Es innegable que en ella hay un caudal de conocimiento e imaginación que a veces desborda al autor, pero que finalmente, llevan la obra a buen término.

Sabemos que el Eduardo en este momento está preparando una nueva entrega, y estamos seguros, que en ella, veremos todo el potencial de este interesante autor nacional.

 

Martín Muñoz Kaiser.

Viña del Mar, Mayo, 2017.

Anuncios

Un universo destruido y vuelto a armar. De los esquizoides hasta el Festín de los Engendros.

Hace poco llegaron a mis manos dos libros, una primera y una última antología. Leí rápidamente la primera y seguí con la segunda como si de un mismo texto se tratase, ya les explico por qué.

Eskizoides es el primer libro publicado por Ignacio Fritz, una antología de cuentos a ratos sorprendentes, no solo por el manejo del lenguaje, sino también por la sensibilidad del autor que se expresa de manera elegante y brutal en cada relato, y que encuentra, años después, a su hijo perfeccionado en la última antología de cuentos publicada por Fritz, El Festín de los engendros, con el cual está íntimamente relacionado.

Voy a comenzar diciendo que estoy sorprendido con Fritz, sobre todo por el manejo del lenguaje, el vocabulario, y las técnicas narrativas diversas. Hay aquí un autor leído y hábil con su herramienta de trabajo, que demuestra talento (en su primera antología) y lo nutre con trabajo duro (Festín) lo cual queda ampliamente demostrado, tanto en las múltiples referencias literarias, que se dejan caer de manera elegante y casi sutil como en el estilo acabado del texto. Pero más aún me sorprende la profunda sensibilidad y capacidad de observación, que se deja entrever en sus textos. El que haga descripciones brutales, elija tópicos violentos o maneras vanguardistas de narrar, se debe, creo, a un intento de protegerse de la sensiblería, que un hombre “de verdad” (criado a la manera de la vieja escuela) rechaza, en pos de la exploración sin anestesia de las propias entrañas, de las propias sombras,  que indaga ahí dónde se guardan todos los miedos y todas las angustias, esas que no nos dejan dormir por las noches, esas oscuridades que sabemos que tenemos pero que no nos gusta mirar. Ignacio es un escritor que ha vivido, y que es honesto consigo mismo y ahí radica la magia de sus cuentos. En sus textos hay vida y hay fuerza, una fuerza que solo proviene de la experiencia y el dolor, que escindidos a la manera varonil de antaño, le dan el sabor a realidad áspera tan bien lograda que tienen los relatos del Festín de los Engendros.

Eskiziodes, es solo una muestra de lo que luego se lograría en el Festín, es un debut en el cual se ponen de manifiesto, el talento, los intereses y sobre todo el mundo en que Fritz irá trabajando en sus posteriores obras, La Hermandad Halloween, y la Indiferencia de Dios, por ejemplo. He aquí no solamente una obra bien lograda, sino también un hilo conductor, que a diferencia de la mayoría de las antologías no radica en un tema o una tesis, sino en una realidad, un emplazamiento, un universo literario. El cosmos creado por Ignacio Fritz, creo, sostiene toda su obra, y se desarrolla en ella de forma recursiva, mostrándose como retazos de una gran tela desgarrada que hay que reconstruir, cual detective, para ir, en la medida que apreciamos las distintas facetas del diamante, haciéndonos una idea de este ser vivo que palpita y respira tras las historias y los personajes que Ignacio nos muestra. De esta manera el lector tiene la tarea de construir e interpretar este rompecabezas. En este sentido, logro imaginarme al escritor como un pequeño demiurgo, que por medio de sus obras, nos abre diversas ventanas a la dimensión con la cual ha logrado conectar, y que por medio del lenguaje, levanta para nosotros.

Un par de libros completamente recomendables, sobre todo el Festín de los engendros, que  es un libro que no tiene nada que envidiarle a ninguna producción extranjera, hay calidad, hay experimentación, hay identidad y hay propuesta. Todos, elementos que se echan mucho de menos en la anquilosada literatura nacional, para la cual, la obra de Fritz en un verdadero electroshock.

Martin Muñoz Kaiser.

Santiago, Febrero 2017

Mocha

El brujo y el aprendiz bajan de la balsa de cuero de foca, chapotean en el agua, sus pies se hunden en la arena, la arrastran hasta la mitad de la playa. El sol se precipita lentamente hacia horizonte, aún es un disco amarillo que forma arreboles en los girones que avanzan perezosos en lontananza, el olor a agua salada y el viento marino le revuelven los cabellos azabaches al chico.
A la izquierda, hacia el sur, hay una montaña de rocas partidas, un altar que ha sido destruido hace poco, Melián lo mira con aprensión mientras recoge ramas secas para hacer una fogata y cocinar los peces que han capturado durante la navegación. Sabe que ahí es donde se dirige con su maestro, que es en ese lugar donde enfrentará su prueba final. El crepitar del fuego y el cadencioso romper del oleaje envuelven a los hombres sentados en la arena, el camino de los cielos fulgura con alba luz mientras avanza la noche, la luna aún no despunta y los peces ya se han convertido en nada más que espinas dorsales y cabezas de ojos vacíos que se carbonizan entre las brasas.
—Este es el destino de las almas de los “reches”, los verdaderos hombres, aquellos que no se dedican a la guerra ni a las artes curativas, es aquí donde debes morir para nacer de nuevo como un neguepin, un maestro de la palabra. —Le dice Curiman a su discípulo que lo mira nervioso.
—¿Por qué no soy capaz de verlas?
—Porque no has muerto, necesitas morir para poder ganar la visión del otro mundo.
—¿De verdad tengo que morir aquí, no era suficiente que las Tempulkalwes me trajeran después de morir en el continente?
—Si eso hubiese sucedido no podrías volver a tu cuerpo. Hay una razón por la cual los Machis venían a aprender a esta isla, y también una razón por la cual Kai Kai Vilú, la gran serpiente se manifestó en esta isla precisamente. Existen puntos en la tierra en los cuales se unen los diferentes universos, conviven con mayor intensidad. El machi despierta luego de su paso por el mundo de los espíritus en donde aprende a ver lo invisible y a preguntarle a los Negen por el conocimiento que necesita para sanar a su pueblo. Los seleccionados venían aquí a caminar en el otro lado, a buscar la sabiduría y la conexión con el gran espíritu y con los Negen; los espíritus guardianes.
El viejo se incorpora y se saca el chaleco de cuero de huemul, de uno de sus cinturones extrae una calabaza tapada con cera de abejas, la abre y se la pasa a Melián quién bebe todo el contenido y luego queda mirando fijamente la pira.
—Durante la época de los primeros hombres, antes de que, Pu Am le encargase el cuidado del mundo a los seres humanos. —Comenzó viejo brujo Curimán —. Antu Pillán, el sol y Pire Pillán, quién está encerrado en el volcán Lanin, lucharon en cielo; en su enojo lanzaron a sus propios hijos a la tierra pisoteándolos y enterándolos destrozados en lo profundo de la corteza terrestre. Pu Am, el gran espíritu, compadeciéndose del llanto de las estrellas por sus hijos, juntó algunos de los trozos y formó con ellos una enorme serpiente; la cabeza del hijo de Antu formó el extremo llamado Tren Tren y la del hijo de Pire Pillan el extremo llamado Kai Kai, asegurando de esa manera el equilibrio entre el agua y la tierra en el mundo. Un día sin embargo, las serpientes entraron en disputa y así como sus padres lucharon por el amor de Kuyen, ellos lucharon por poseer esta zona del planeta. Kai Kai subía las el nivel de las aguas y Tren Tren elevaba las montañas. Los lituches, los primeros hombres corrían despavoridos en pos de las cimas de los montes. Los que no eran lo suficientemente rápidos para llegar a ellas, eran convertidos en peces, rocas o sumpalwes. Solo la intervención de los Ilochefes y la aparición de la Pillantoki pusieron fin al ataque vicioso de Kai Kai. Más tarde la gran serpiente despertó nuevamente y lanzó sus hordas de no muertos sobre las tribus del país del mar. Tus padres lucharon valerosamente por sus vidas y sin embargo perecieron. Hoy Melián; estás a punto de completar el primer paso en tu instrucción. Para poder vengar a tu clan, primero debes morir.
El brujo chasquea los dedos y el joven cae hacia atrás sin vida. Melián se levanta y ve su cuerpo recostado en la arena, mira Curimán y este le sonríe indicándole la montaña de rocas partidas. En la playa, enormes ballenas jorobadas varan y abren sus bocas para dejar que las almas de los muertos avancen por la costa y se pierdan en el bosque, entre ellos van muchos ancianos, algunos jóvenes y otros niños, todos se ven felices y corren etéreos por la isla en busca de sus familiares que los reciben cantando con júbilo. Fuegos fatuos arden azules y fríos en la noche y Melián camina sin dejar huellas hacia la otrora pirámide de los sacrificios. Sus padres, hermanos, primos, tíos y abuelos lo llaman desde el bosque, el joven se siente tentado de internarse en él y olvidarse de su misión, quiere ir y fundirse en el calor de los brazos de su madre, dejar de ser un huérfano, un niño despreciado, un paria, un abandonado. Recuerda entonces a Kutralpangui, el puma que ha decidido cuidar después de haber matado a su madre en las planicies del valle central, durante su rito de iniciación. Piensa en los parajes llenos de árboles y ríos del país del mar y lo vacíos que estaban sin su familia; él era el último vástago de su madre y toda su estirpe terminaría con él si decide desviarse del camino.
Melián sube los escalones tallados en piedra y entra por una grieta que se abre en uno de los costados de la mole derruida, dentro las paredes titilan con un verde oscuro que semeja el cielo nocturno, baja entre coscorrones de roca desgarrada hasta donde el agua de mar forma una laguna salada, en su centro se erige un laurel joven y en flor, en cuyo tronco se enrosca una culebra blanca y brillante. El aprendiz de brujo nada hasta quedar a solo un metro del árbol, flotando cerca de él, quedando bajo su abundante follaje. Se impulsa con habilidad y se cuelga de una de las ramas y, cuando está a punto de alcanzar con sus dedos una de las carnosas y blancas flores, la cabeza del ofidio sale de entre las hojas y abre sus fauces.
—¿Con que el brujo te ha dicho que bebas del néctar de las flores de este canelo? —Le habla la serpiente.
—En efecto, el brujo me ha dicho que para cumplir mi destino y ganar mi verdadero nombre, he de beber del néctar de las flores de este canelo, pues este es el árbol del conocimiento.
—¿Te ha dicho el viejo putrefacto, que si bebes del néctar de este canelo, ciertamente morirás?
—Morir es el destino de todos los hombres.
—Ciertamente todos los hombres mueren, pero todos vienen a esta isla y encuentran nueva vida antes de reunirse con Pu Am, el gran espíritu. Pero si tocas este árbol y bebes del néctar de sus flores, será tu alma la que muera y sea condenada a la Minchenmapu, la tierra de los espíritus en desequilibrio. Si bebes de ese néctar, serás ciertamente condenado vagar como un Wekufe, un demonio sin forma. Y de ese infierno pequeño Melián, no hay escape.
—Sabes perfectamente que no moriré—, Responde el joven arrancando la flor de cuajo. —Sino que mis ojos serán abiertos, y seré como los grandes espíritus que conocen los caminos del mundo de los vivos y del mundo de los espíritus, y veré las almas de mis parientes incluso mientras esté despierto.
Acto seguido se acerca la flor a la boca, entonces la serpiente se abalanza sobre él y le mordió la mano, enterrándole profundamente los huecos colmillos en la carne. Melián puede ver como el veneno se esparce por su cuerpo, petrificando cada una de sus falanges, cada uno de sus músculos. Se apresura a flectar el codo y beber el néctar de la flor, pero apenas el dulce líquido ha tocado su garganta, el joven cae de la rama; inconsciente, aterido y trémulo, hundiéndose en el lago salado. Su cuerpo llega al fondo suavemente, y su rostro se entierra en la arena que lo succiona, actuando como una membrana, o como una piel, que lo deja pasar por sus poros hacia el interior de un cuerpo etéreo, el cuerpo del gran espíritu. Melián se levanta y puede ver su cuerpo en posición fetal, aferrándose a la vida, él ya no está ahí, y se siente liviano, está parado sobre el mar, a su alrededor solo hay horizonte, una línea morada que se difumina hacia arriba y hacia abajo, formando una bóveda surcada por nubes rojizas, cuando mira hacia abajo puede ver que sus pies están sobre otros pies, lo que está debajo de él parece su reflejo pero no lo es, el mundo gira, queda frente a frente con lo que lo sostenía, es él, pero sus ojos reflejan el brillo de los ojos de la culebra mientras abre sus mandíbulas.
—Meliántu, cuatro soles, hijo de Mailen, hija de Ailin, hija de Suyai, hija de Lihuén, hija de Yankiray la que yació con un hombre convertido en roca por Ten Ten y devuelto a su forma humana cuando bajaron las aguas elevadas por Kai kai; pequeñajo deforme y torpe, despreciado por todos, nada más que un inútil, tú debes ser hijo del Trauco y no de tu padre. ¿Dónde podrías llegar tú?, si no eres más que un huérfano, sin Lof, sin linaje, no eres más que un ermitaño, no eres mejor que un Kofkeche inmundo y barbudo. ¿Quién te va a escuchar a ti?. Puedes engañar al viejo siendo servil, someterte a sus torturas y creer sus mentiras, pero en el fondo, pequeño Melián, yo sé que eres un fracasado. Y si yo lo sé, eso quiere decir que tú lo sabes. Y por lo tanto ha llegado tu hora de morir.
—No—, Se responde el niño a sí mismo.
El doble de ojos de víbora termina su soliloquio ponzoñoso con lágrimas en los ojos, ha sacado lo peor del jovencito y se lo ha escupido al rostro. Al no obtener una respuesta emocional se ofusca y se lanza sobre su interlocutor. El joven se mueve a un lado y toma la muñeca de su agresor, la dobla, pone la otra mano sobre la nuca de su doble y lo precipita al suelo boca abajo. Se sienta sobre él y le habla al oído, no son palabras sino intenciones que se transforman en los sonidos correctos sin que él sepa interpretarlos, entiende que ese es el conocimiento que le ha otorgado en néctar de la flor. Las palabras hacen tiritar y sudar frío a su gemelo que se retuerce con fuerza, hasta que de la boca de su doble sale reptando el ofidio blanco.
Más tarde despierta tiritando de frío. Está acurrucado dentro de una canasta de mimbre, por cuyo tejido se filtra el aire helado que punza su piel, en la cesta hay cuerdas vegetales, cántaros con agua y algunos atados de hierbas y leña seca. En el centro cuelga una cazuela enorme de greda en la cual arde un fuego, sobre ella hay una especie de toldo alto, el olor particular de la grasa le indica que probablemente se trate de piel de ballena, todo está rodeado de azul y un blanco húmedo. Curimán le sonríe y lo insta a ponerse de pie, Melián se da cuenta que están flotando a muchos metros sobre el mar, la canasta está amarrada a un globo de aire caliente hecho con la piel de una ballena. A lo lejos puede ver la cordillera de los Andes, blanca e imponente, al otro extremo solo hay una costura azul entre el cielo y el mar. Sus ojos ven movimiento dentro de los volcanes y sobre estos, pequeñas manchas que se mueven bajo el mar y entre los bosques a lo lejos.
—¿Por qué estamos aquí?— Pregunta.
—Porque acabas de resucitar—, Responde el viejo— ahora puedes ves los dos mundos de manera superpuesta, si hubieses despertado abajo, probablemente te hubieses vuelto loco, es necesario que recibas poco a poco los estímulos, para que tus mente se acostumbre al nuevo flujo de información.
—La culebra dijo que moriría.
—Y lo hiciste, su veneno te trajo de vuelta. Le gustó tu determinación así que también te ha concedido una vida larga; para que puedas aprovechar el conocimiento que has adquirido y el que estás a punto de alcanzar. Este es solo el comienzo de tu viaje. Pequeño Newen.

Evento Z: La novela para los amantes de los Zombies

Diciembre, 2014.

La llegada de un trasatlántico al puerto de Valparaíso provoca una misteriosa pandemia y el consiguiente caos que genera situaciones de terror, involucrando a dos jóvenes adolescentes, a ejecutivos de una multinacional y a muchos otros que se van encontrando en el camino cuando huyen de los zombis, donde los lectores somos acompañantes, minuto a minuto, de la verdadera pesadilla que viven sus personajes.

Así comienza Evento Z, la tercera novela de Martín Muñoz Kaiser, una entretenidísima aventura que relata las peripecias de dos grupos humanos durante un apocalipsis zombi en Valparaíso. Un libro que fascinará a los amantes de historias de muertos vivientes, ya que nada tiene que envidiarle al mejor best seller gringo, con el plus de que “Evento Z” es un libro chileno, de características chilenas, de idiosincrasia y de genialidades muy chilenas.

portada simple Evento Z

El 2012, Muñoz Kaiser publicó en Editorial Forja “El martillo de Pillán”, una fantasía épica precolombina que rescata la mitología, las costumbres, la flora, la fauna y la geografía de nuestro país. El 2013, junto a Sergio Amira, publicó “WBK Warm Blooded Killers Asesinos”, una novela negra matizada con altas dosis de acción, erotismo y ciencia ficción.

La calidad de su obra lo ha llevado a ser publicado en España e Italia y ha sido traducido al italiano y al alemán.

Éxito que Martín Muñoz Kaiser espera repetir, tras ser uno de los 13 escritores chilenos elegidos por el Consejo Nacional de la Cultura para participar en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2014, donde presentó “Evento Z” en el pabellón de Chile, junto al escritor mexicano Jonathan Hernández y al editor chileno Gonzalo Pedraza.

El libro fue lanzado por primera vez en la FILSA 2014 en una atractiva presentación, que se repetirá el próximo miércoles 21 de enero a las 19.00 horas en la Feria Internacional del Libro de Viña del Mar, junto a Carlos Calderón Ruiz de Gamboa y a María Eugenia Lorenzini.

Precio de referencia: Librerías Antártica: $11.900=

PRENSA

Daniela Valle L.

Editorial Forja

daniela.valle@gmail.com

(56-9) 9825 8859

“Evento Z: acción sin reflexión”

Reseña por: Octagón (Directo desde Mexico)

Evento Z, de Martín Muñoz Kaiser es su tercera novela. Antes había indagado en la historia no escrita de nuestro país, en el pasado mítico de un héroe mapuche en un chile mágico, con su debut El Martillo de Pillán. A continuación nos entregó junto a Sergio Amira WBK, una novela cargada a la acción, el espionaje y la ciencia ficción. En esta entrega, el escritor porteño se vuelca decididamente a situarnos en medio un Valparaíso siniestrado por una plaga de zombies hambrientos. En el libro abundarán hasta el cansancio los epítetos de “hambrientos”, “dementes”, “desquiciados” y similares, para describir a las temibles criaturas que se ciernen sobre los dos grupos protagonistas, uno de adultos y otro de jóvenes, quienes tratan de sobrevivir más en base a la improvisación pura, que a la planificación rigurosa.

portada simple Evento Z

La temática del libro es engañosamente novedosa: si bien en Chile sólo existe un precedente directo, la novela Zombie de Mike Wilson, en la literatura universal tenemos ejemplos preclaros como El Último hombre de Mary Shelley, Ensayo sobre la ceguera de José Saramago o Apocalipsis de Stephen King, donde evidentemente no vemos zombis, pero que sí tienen en común que el principal mecanismo que hace correr al relato se basa en la supervivencia, donde a) el mundo que conocemos se fue, b) es imperioso vivir aunque las señales indiquen que no vale la pena, y c) una pandemia o enfermedad desconocida contamina la realidad desfigurándola.

No obstante, el principal aliciente de la novela no está en la elegancia estilística y filosófica de La Peste de Camus, fábula kafkiana en la cual un grupo de médicos se entregan al absurdo de convivir con los enfermos en condiciones infrahumanas, sino al revés, Evento Z deviene puramente en la acción: se trata de una novela esencialmente de músculos y vigor, carente de poesía, a pesar de que en algunos tramos los personajes, algo trastornados, intentan darle alguna coherencia a su vida con diálogos no exentos de humor.

La novela de Martín está más escrita en plan clase Z, rescatando la acción más trepidante de los pulps, con fogosas escenas a muerte donde los protagonistas luchan y desangran por vivir. El entramado de la historia está muy bien cuidado, pues el autor nos describe con minuciosidad las acciones, en un impecable trabajo de estilo, que si bien está bien armado, a ratos se torna peligrosamente neutro y efectista.

Hay momentos fantásticos, pequeños detalles como la transcripción de un diario, o la pesadillesca escena que describe a un barco naufragar en las costas de Valparaíso con una plaga de zombies como cucarachas, ciertos diálogos sazonados con referencias a videojuegos y teorías y etimologías sobre la palabra zombie, pero son la minoría, de una historia que decae muchas veces por los sosos –y reiterativos- enfrentamientos físicos entre las hordas de angurrientos contra los humanos.

Lo mejor:

—La historia comandada por los jóvenes Javier y el chino Weipin. La fragilidad y las ansias de vivir se sienten a flor de piel.

—Los amaneceres y la desolación descrita en los tétricos parajes de Valparaíso

Lo peor:

—El tono reiterativo de los enfrentamientos contra zombies

—Prosa y estilo correctos, pero de una neutralidad que a ratos cansa.

Clasificación

 Calificacion

 Más datos:

La novela ya está disponible en www.elatico.cl

http://www.elatico.cl/index.php?option=com_virtuemart&category_id=63&flypage=flypage.tpl&page=shop.product_details&product_id=10320&vmcchk=1

Librería Qué Leo

Librería Antártica:

http://www.antartica.cl/antartica/servlet/LibroServlet?action=fichaLibro&id_libro=156297

Feria Chilena del libro

Eventos Relacionados:

La novela será lanzada oficialmente en la Feria Internacional del Libro de Santiago FILSA 2014 (Estación Mapocho) el 9 de Noviembre a las 15:00hrs en la sala Lado B

Datos del Autor:

Twitter: @M2Kaiser

http://www.twitter.com/M2Kaiser

Fecebok: http://www.facebook.con/M2Kaiser

URL: ventadepomadas.wordpress.com

Sinopsis – Evento Z

Una misteriosa pandemia se esparce por el mundo, un transatlántico entra en la rada de Valparaíso, un turista cae muerto en las calles del puerto y revive para morder a los bomberos que le dan los primeros auxilios.

El Apocalipsis Zombi se esparce lento, rampante y silencioso, y explota en las narices de las autoridades que no alcanzan a declarar estado de emergencia.

En medio del caos, Javier, un escolar de catorce años, intentará llegar a su hogar poniendo en práctica el plan de contingencia zombi, trabajado y perfeccionado durante los recreos con Weiping, su mejor amigo.

Al otro extremo de la ciudad, Claudia, ejecutiva de una multinacional, escapa de su lugar de trabajo junto a Shanon y Pedro, dos compañeros a quienes apenas si conoce. Juntos luchan por llegar a Valparaíso y sobrevivir a las oleadas de hambrientos que intentan devorarlos.

Evento Z: hambrientos en Valparaíso te mantendrá igual de tenso y alerta que a sus protagonistas. Una novela única en su género en Chile, dispuesta a morderte y contagiarte con el hambre por la buena literatura de terror.

Pronto, en las mejores librerias del país.