Charla: 6to Encuentro de Ficción Y Fantasía.

Ver el Video.

Gracias a todos los que nos acompañaron en la Charla de Ciencia Ficción y Fantasía del Centro Cultural de las Condes. Los que se la perdieron, pueden ver un extracto aquí.

Un grito en las montañas

En un lluvioso día de invierno rotundo Una jovencita se aleja de su ruka Es la madre del valiente Orompelo Que urge en el vientre por ver la luz del mundo.

Cobijada por ancianas araucarias Entre los picos de una cordillera milenaria Avanza la parturienta pisando con suavidad la nieve Desafiando a leones y cóndores, el héroe a la vida viene.

Con las piernas tambaleantes metidas en el río Grita los estertores de su embarazo En una ofrenda de sangre, placenta y brío. Rota por el pueril llanto que cae al agua sin buscar los brazos

Un halcón se posa en la rama de un roble Un potro abreva frente a la nueva madre Un trueno acalla a los espíritus del aire Es Pillán que bendice al neonato con su sangre.

El infante ha caído al agua y nada por su vida Tal es la costumbre de su raza y de sus dioses Solo los más fuertes pueden alzar sus voces E imponer al destino su voluntad empedernida.

Con su vientre plano y su amoratado trofeo Que ya busca sus vírgenes pezones La mujercita vuelve adolorida y orgullosa La leche abunda en los pechos de la moza.

La criatura duerme plácida aún sin nombre Esa es la herencia de su abuelo reclamada al hacerse hombre Lo recibirá más tarde cuando demuestre su valía En competencia con sus hermanos de otras madres.

En medio del bosque crece, caza y se alimenta Entrena, estudia y se convierte en un guerrero Esta es la historia de Orompelo El campeón mapuche de Nahulebuta.

Mocha

El brujo y el aprendiz bajan de la balsa de cuero de foca, chapotean en el agua, sus pies se hunden en la arena, la arrastran hasta la mitad de la playa. El sol se precipita lentamente hacia horizonte, aún es un disco amarillo que forma arreboles en los girones que avanzan perezosos en lontananza, el olor a agua salada y el viento marino le revuelven los cabellos azabaches al chico.
A la izquierda, hacia el sur, hay una montaña de rocas partidas, un altar que ha sido destruido hace poco, Melián lo mira con aprensión mientras recoge ramas secas para hacer una fogata y cocinar los peces que han capturado durante la navegación. Sabe que ahí es donde se dirige con su maestro, que es en ese lugar donde enfrentará su prueba final. El crepitar del fuego y el cadencioso romper del oleaje envuelven a los hombres sentados en la arena, el camino de los cielos fulgura con alba luz mientras avanza la noche, la luna aún no despunta y los peces ya se han convertido en nada más que espinas dorsales y cabezas de ojos vacíos que se carbonizan entre las brasas.
—Este es el destino de las almas de los “reches”, los verdaderos hombres, aquellos que no se dedican a la guerra ni a las artes curativas, es aquí donde debes morir para nacer de nuevo como un neguepin, un maestro de la palabra. —Le dice Curiman a su discípulo que lo mira nervioso.
—¿Por qué no soy capaz de verlas?
—Porque no has muerto, necesitas morir para poder ganar la visión del otro mundo.
—¿De verdad tengo que morir aquí, no era suficiente que las Tempulkalwes me trajeran después de morir en el continente?
—Si eso hubiese sucedido no podrías volver a tu cuerpo. Hay una razón por la cual los Machis venían a aprender a esta isla, y también una razón por la cual Kai Kai Vilú, la gran serpiente se manifestó en esta isla precisamente. Existen puntos en la tierra en los cuales se unen los diferentes universos, conviven con mayor intensidad. El machi despierta luego de su paso por el mundo de los espíritus en donde aprende a ver lo invisible y a preguntarle a los Negen por el conocimiento que necesita para sanar a su pueblo. Los seleccionados venían aquí a caminar en el otro lado, a buscar la sabiduría y la conexión con el gran espíritu y con los Negen; los espíritus guardianes.
El viejo se incorpora y se saca el chaleco de cuero de huemul, de uno de sus cinturones extrae una calabaza tapada con cera de abejas, la abre y se la pasa a Melián quién bebe todo el contenido y luego queda mirando fijamente la pira.
—Durante la época de los primeros hombres, antes de que, Pu Am le encargase el cuidado del mundo a los seres humanos. —Comenzó viejo brujo Curimán —. Antu Pillán, el sol y Pire Pillán, quién está encerrado en el volcán Lanin, lucharon en cielo; en su enojo lanzaron a sus propios hijos a la tierra pisoteándolos y enterándolos destrozados en lo profundo de la corteza terrestre. Pu Am, el gran espíritu, compadeciéndose del llanto de las estrellas por sus hijos, juntó algunos de los trozos y formó con ellos una enorme serpiente; la cabeza del hijo de Antu formó el extremo llamado Tren Tren y la del hijo de Pire Pillan el extremo llamado Kai Kai, asegurando de esa manera el equilibrio entre el agua y la tierra en el mundo. Un día sin embargo, las serpientes entraron en disputa y así como sus padres lucharon por el amor de Kuyen, ellos lucharon por poseer esta zona del planeta. Kai Kai subía las el nivel de las aguas y Tren Tren elevaba las montañas. Los lituches, los primeros hombres corrían despavoridos en pos de las cimas de los montes. Los que no eran lo suficientemente rápidos para llegar a ellas, eran convertidos en peces, rocas o sumpalwes. Solo la intervención de los Ilochefes y la aparición de la Pillantoki pusieron fin al ataque vicioso de Kai Kai. Más tarde la gran serpiente despertó nuevamente y lanzó sus hordas de no muertos sobre las tribus del país del mar. Tus padres lucharon valerosamente por sus vidas y sin embargo perecieron. Hoy Melián; estás a punto de completar el primer paso en tu instrucción. Para poder vengar a tu clan, primero debes morir.
El brujo chasquea los dedos y el joven cae hacia atrás sin vida. Melián se levanta y ve su cuerpo recostado en la arena, mira Curimán y este le sonríe indicándole la montaña de rocas partidas. En la playa, enormes ballenas jorobadas varan y abren sus bocas para dejar que las almas de los muertos avancen por la costa y se pierdan en el bosque, entre ellos van muchos ancianos, algunos jóvenes y otros niños, todos se ven felices y corren etéreos por la isla en busca de sus familiares que los reciben cantando con júbilo. Fuegos fatuos arden azules y fríos en la noche y Melián camina sin dejar huellas hacia la otrora pirámide de los sacrificios. Sus padres, hermanos, primos, tíos y abuelos lo llaman desde el bosque, el joven se siente tentado de internarse en él y olvidarse de su misión, quiere ir y fundirse en el calor de los brazos de su madre, dejar de ser un huérfano, un niño despreciado, un paria, un abandonado. Recuerda entonces a Kutralpangui, el puma que ha decidido cuidar después de haber matado a su madre en las planicies del valle central, durante su rito de iniciación. Piensa en los parajes llenos de árboles y ríos del país del mar y lo vacíos que estaban sin su familia; él era el último vástago de su madre y toda su estirpe terminaría con él si decide desviarse del camino.
Melián sube los escalones tallados en piedra y entra por una grieta que se abre en uno de los costados de la mole derruida, dentro las paredes titilan con un verde oscuro que semeja el cielo nocturno, baja entre coscorrones de roca desgarrada hasta donde el agua de mar forma una laguna salada, en su centro se erige un laurel joven y en flor, en cuyo tronco se enrosca una culebra blanca y brillante. El aprendiz de brujo nada hasta quedar a solo un metro del árbol, flotando cerca de él, quedando bajo su abundante follaje. Se impulsa con habilidad y se cuelga de una de las ramas y, cuando está a punto de alcanzar con sus dedos una de las carnosas y blancas flores, la cabeza del ofidio sale de entre las hojas y abre sus fauces.
—¿Con que el brujo te ha dicho que bebas del néctar de las flores de este canelo? —Le habla la serpiente.
—En efecto, el brujo me ha dicho que para cumplir mi destino y ganar mi verdadero nombre, he de beber del néctar de las flores de este canelo, pues este es el árbol del conocimiento.
—¿Te ha dicho el viejo putrefacto, que si bebes del néctar de este canelo, ciertamente morirás?
—Morir es el destino de todos los hombres.
—Ciertamente todos los hombres mueren, pero todos vienen a esta isla y encuentran nueva vida antes de reunirse con Pu Am, el gran espíritu. Pero si tocas este árbol y bebes del néctar de sus flores, será tu alma la que muera y sea condenada a la Minchenmapu, la tierra de los espíritus en desequilibrio. Si bebes de ese néctar, serás ciertamente condenado vagar como un Wekufe, un demonio sin forma. Y de ese infierno pequeño Melián, no hay escape.
—Sabes perfectamente que no moriré—, Responde el joven arrancando la flor de cuajo. —Sino que mis ojos serán abiertos, y seré como los grandes espíritus que conocen los caminos del mundo de los vivos y del mundo de los espíritus, y veré las almas de mis parientes incluso mientras esté despierto.
Acto seguido se acerca la flor a la boca, entonces la serpiente se abalanza sobre él y le mordió la mano, enterrándole profundamente los huecos colmillos en la carne. Melián puede ver como el veneno se esparce por su cuerpo, petrificando cada una de sus falanges, cada uno de sus músculos. Se apresura a flectar el codo y beber el néctar de la flor, pero apenas el dulce líquido ha tocado su garganta, el joven cae de la rama; inconsciente, aterido y trémulo, hundiéndose en el lago salado. Su cuerpo llega al fondo suavemente, y su rostro se entierra en la arena que lo succiona, actuando como una membrana, o como una piel, que lo deja pasar por sus poros hacia el interior de un cuerpo etéreo, el cuerpo del gran espíritu. Melián se levanta y puede ver su cuerpo en posición fetal, aferrándose a la vida, él ya no está ahí, y se siente liviano, está parado sobre el mar, a su alrededor solo hay horizonte, una línea morada que se difumina hacia arriba y hacia abajo, formando una bóveda surcada por nubes rojizas, cuando mira hacia abajo puede ver que sus pies están sobre otros pies, lo que está debajo de él parece su reflejo pero no lo es, el mundo gira, queda frente a frente con lo que lo sostenía, es él, pero sus ojos reflejan el brillo de los ojos de la culebra mientras abre sus mandíbulas.
—Meliántu, cuatro soles, hijo de Mailen, hija de Ailin, hija de Suyai, hija de Lihuén, hija de Yankiray la que yació con un hombre convertido en roca por Ten Ten y devuelto a su forma humana cuando bajaron las aguas elevadas por Kai kai; pequeñajo deforme y torpe, despreciado por todos, nada más que un inútil, tú debes ser hijo del Trauco y no de tu padre. ¿Dónde podrías llegar tú?, si no eres más que un huérfano, sin Lof, sin linaje, no eres más que un ermitaño, no eres mejor que un Kofkeche inmundo y barbudo. ¿Quién te va a escuchar a ti?. Puedes engañar al viejo siendo servil, someterte a sus torturas y creer sus mentiras, pero en el fondo, pequeño Melián, yo sé que eres un fracasado. Y si yo lo sé, eso quiere decir que tú lo sabes. Y por lo tanto ha llegado tu hora de morir.
—No—, Se responde el niño a sí mismo.
El doble de ojos de víbora termina su soliloquio ponzoñoso con lágrimas en los ojos, ha sacado lo peor del jovencito y se lo ha escupido al rostro. Al no obtener una respuesta emocional se ofusca y se lanza sobre su interlocutor. El joven se mueve a un lado y toma la muñeca de su agresor, la dobla, pone la otra mano sobre la nuca de su doble y lo precipita al suelo boca abajo. Se sienta sobre él y le habla al oído, no son palabras sino intenciones que se transforman en los sonidos correctos sin que él sepa interpretarlos, entiende que ese es el conocimiento que le ha otorgado en néctar de la flor. Las palabras hacen tiritar y sudar frío a su gemelo que se retuerce con fuerza, hasta que de la boca de su doble sale reptando el ofidio blanco.
Más tarde despierta tiritando de frío. Está acurrucado dentro de una canasta de mimbre, por cuyo tejido se filtra el aire helado que punza su piel, en la cesta hay cuerdas vegetales, cántaros con agua y algunos atados de hierbas y leña seca. En el centro cuelga una cazuela enorme de greda en la cual arde un fuego, sobre ella hay una especie de toldo alto, el olor particular de la grasa le indica que probablemente se trate de piel de ballena, todo está rodeado de azul y un blanco húmedo. Curimán le sonríe y lo insta a ponerse de pie, Melián se da cuenta que están flotando a muchos metros sobre el mar, la canasta está amarrada a un globo de aire caliente hecho con la piel de una ballena. A lo lejos puede ver la cordillera de los Andes, blanca e imponente, al otro extremo solo hay una costura azul entre el cielo y el mar. Sus ojos ven movimiento dentro de los volcanes y sobre estos, pequeñas manchas que se mueven bajo el mar y entre los bosques a lo lejos.
—¿Por qué estamos aquí?— Pregunta.
—Porque acabas de resucitar—, Responde el viejo— ahora puedes ves los dos mundos de manera superpuesta, si hubieses despertado abajo, probablemente te hubieses vuelto loco, es necesario que recibas poco a poco los estímulos, para que tus mente se acostumbre al nuevo flujo de información.
—La culebra dijo que moriría.
—Y lo hiciste, su veneno te trajo de vuelta. Le gustó tu determinación así que también te ha concedido una vida larga; para que puedas aprovechar el conocimiento que has adquirido y el que estás a punto de alcanzar. Este es solo el comienzo de tu viaje. Pequeño Newen.

Panorama literario. Nuevos medios y su influencia en el quehacer literario chileno

Los nuevos medios son un síntoma de un cambio más profundo. Un cambio en la manera que entendemos la sociedad y por ende un cambio en la manera de hacer literatura.

Rodolfo Fogwill dijo, y tomó la primera parte de una frase de Marx:

“cada nueva tecnología da lugar a nuevos tipos de relaciones sociales que a su vez afectan el léxico, la gramática y la sintaxis”

Como ejemplo: Leer viene del verbo legare que significa segar, recoger el trigo. Leer es una analogía de recoger conocimiento con el ojo. Segar con la mirada. Por ejemplo. Termino claramente heredado de una cultura agraria.

Alvin Tofler Futurologo norteamericano, afirma que: Tecnología y Cambio Social son inseparables.

Y si la sociedad cambia debido a las nuevas tecnologías, ¿cómo nos adaptamos los escritores a ese cambio?.

En mi opinión, el escritor, está, en el centro de este cambio de paradigma impulsado por la tecnología que tienen a los nuevos medios actúan como la punta de lanza, sobre todo porque la era de la información se sustenta en el contenido, y los escritores somos generadores de contenido.

Voy a tratar de argumentar mi visión de este cambio:

El atardecer de la era industrial.

La era industrial se caracteriza por el ECONOCENTRISMO

La economía y la ganancia en particular, están en primer plano, y las artes, la espiritualidad y todo lo demás pasa a un segundo plano. TODO ES UN NEGOCIO

Se sustenta en la posesión y administración de Tierra, Mano de Obra y Capital.

Producción en masa, las líneas de montaje, la imprenta, los medios de comunicación masiva.

La estructura mental rígida, los horarios fijos, los incentivos son monetarios y por sobre todo, hay que HACER COSAS, PRODUCIR.

La imprenta es la tecnología que impacta el quehacer literario de esta época.

El escritor en esta economía, trabaja para Editor y su meta es escribir un Best Selller, es decir, su público objetivo son las masas.

Esta cultura de masas está cambiando, lo hace en la medida que la economía industrial, gracias a la tecnología, se mueve hacia una economía diferente, economía de la información. En donde Google, Sony, Apple, Samsung, amazon y las compañías que desarrollan software o prestan servicios online son las que mejor se transan en la bolsa. Sin ir más lejos, El dueño de Alí Baba, el eBay asiático es el hombre más rico de China.

Esta nueva economía que se sustenta en el conocimiento es diferente porque no se basa en la tierra, ni la mano de obra y el capital (la información) es inagotable. Se puede replicar y usar infinitas veces y no se agota, en cambio, mientras más se usa más crece.

 Características de la era de la información.

La Identidad Cultural, la Religión, la ecología y la Moralidad se vuelven temas centrales. La economía vuelve al lugar que le pertenece. Ganar dinero ya no es lo central, vemos voluntariado para green peace, surgir comunidades autosustentables, voluntariado para levantar chile después del terremoto del 2010 y para reconstruir Valparaíso (mi ciudad) después del incendio que se tragó un tercio de la ciudad, nacen ONG para el rescate cultural etc… todas actividades que no se hacen buscando una recompensa monetaria.

Las comunidades virtuales se sustentan de hecho en el contenido, contenido que los administradores en general producen de manera voluntaria, y conozco al menos dos comunidades de escritores amateurs que han terminado publicando antologías de manera independiente.

De hacer productos la economía se mueve hacia la Información y los servicios. Ya en los años cincuenta, los trabajadores de overol fueron superados por los de cuello y corbata. Si no sabes usar un computador lo más probable es que te cueste mucho encontrar trabajo.

La producción se desmasifica y se personaliza:

Impresoras y las cámaras digitales nos permiten imprimir nuestras fotografías en la casa, Photoshop y programas similares nos permiten tratar las fotos y personalizarlas a gusto, incluso hacer memes con ellas. Las impresoras 3D nos permiten imprimir repuestos o piezas sin necesidad de una línea de producción, podemos diseñar y producir objetos únicos. de 8 canales pasamos a 60 o 1000 canales de televisión, la televisión pasa del cable a la TV inteligente, que es básicamente incluir contenido dinámico y conectar la TV a internet, básicamente un PC para gente cómoda. Los objetos personalizados no son más caros sino más baratos, se puede comprar un auto y escoger su motor, su color, sus llantas, su tapizado etc.. antes de que entre a la línea de producción. El valor de imprimir un libro o mil o dos mil es prácticamente el mismo. Las herramientas de diseño están a la alcance de la mano para cualquier persona.

Esta tecnología permite que la cultura se desmasifique:

Se producen contenidos para niños, adultos, adultos jóvenes, jóvenes, gamers, gays, nerds, geeks, otakus, nacen las tribus urbanas y las comunidades virtuales.

El individuo deja de ser un mero receptor, lanza su identidad y gustos a la red y se da cuenta de que no está solo, de que hay cientos o miles de otras personas que comparten sus preferencias e intereses y se organizan en torno a ellos.

Esto permite que se conformen e identifiquen nichos de interés sin importar la zona geográfica donde se viva.

El cambio se acelera, hay nuevos estilos, gustos, modas y nuevo conocimiento siendo producido y virilizado a cada momento. Los mismos contenidos se mezclan o se desgranan rápidamente dando paso a nuevas tribus y tendencias.

La educación y la alfabetización digital se ha vuelto Universal, casi todos en Chile sabemos leer y escribir. El gobierno chileno ha hecho grandes esfuerzos para integrar a los adultos al mundo digital.

Las motivaciones de los trabajadores, ahora profesionales de cuello y corbata que no tienen problemas de dinero. Cambian. Ganar más dinero no es un incentivo. Disfrutar de tu hobby es el verdadero incentivo.

Según Dan Pink, un autor norteamericano, lo que realmente nos motiva cuando se trata de trabajos intelectuales y sobre todo creativos, no es el dinero.

Se desea dominar lo que se hace. (por qué toca la giutarra en la casa?)

Desea tener autonomía.

Desea tener sentido y hacer una contribución.

Generalmente cuando tenemos esas tres cosas, damos lo mejor de nosotros.

Una muestra?

Tenemos el ejemplo de Linus Torval, un programador en Finlandia que desarrolla Linux, lo pone en la red e invita a otros programadores a trabajar en su sistema operativo, miles de programadores de todo el mundo, incluido Chile, trabajan en sus horas libres de manera gratuita y desarrollan un sistema mejor y más estable que Windows, donde trabajan los programadores mejor pagados del mundo, y lo distribuyen gratuitamente.

Estamos ante una nueva moral del trabajo, una nueva moral económica y que comienza con los hakers o piratas informáticos, obviamente, pues son ellos los primeros en hacerse expertos en el manejo de la nueva tecnología y los primeros en predicar la libertad de la información utilizando su principal arma:

Los nuevos medios.

¿Estamos los escritores en esta posición de libertad respecto a nuestra obra? ¿Estamos los escritores dispuestos a regalar nuestro trabajo con tal de hacer la diferencia?

Entremos en materia entonces:

Yo desglosé el quehacer literario en:

Observación, Investigación y Documentación

Escribir

Publicar y difundir

Qué pasa con la Observación, la Investigación y la Documentación.

Heminway se enlistó como voluntario para ir a la guerra. Por ejemplo, otros escritores afirman que sin viaje no hay literatura.

Qué pasa si quiero escribir una novela épica donde los protagonistas andan a caballo. Podré describir un paseo a caballo si nunca he andado a caballo ni estudiado equitación. Difícilmente.

Pero ahora tengo Youtube, y seguro que encuentro un libro o una revista online especializada en el tema. Y problema resuelto. (Solo me queda aprender a escribir).

Los nuevos medios nos permiten, Leer, estudiar, prepararnos, viajar y revisar no solo mapas sino, prácticamente recorrer las calles de las ciudades en las cuales basamos las novelas o cuentos (google maps), buscar detalles de los elementos ropa e idiosincrasia, leer manuales y catálogos, leer o ver reseñas y testimonios reales para darle verosimilitud a sus relatos. Leer revistas especializadas etc…

No necesito salir de la cama mientras tenga el laptop abierto.

Escribir es más fácil que nunca, y más difícil que nunca debido a las distracciones…

La enciclopedia, los documentales, la máquina de escribir, las redes sociales, el escritorio de trabajo, el teléfono, el correo, la editora de imágenes, la editora de sonidos, la editora de video, la televisión, la oficina y los medios de comunicación convergen en un solo lugar, el computador personal. Una pieza tecnológica que genera un hacinamiento de herramientas y medios, no es raro que las cosas se mezclen.

Para poder utilizar el potencial de esta herramienta lo único que necesitamos es tiempo y motivación. Podemos escribir, diagramar, diseñar nuestra portada, publicar y difundir nuestra obra con menos esfuerzo de los que nos cuesta hacernos el desayuno.

La promiscuidad de los nuevos medios 

Normalmente son los libros los que dan origen a las películas, pero últimamente no solo a películas sino que también a video juegos, figuras de acción, juguetes, Libros impresos exitosos nacen en blogs, Libros nacen de películas, comics nacen de películas y películas de comics y series de televisión y series animadas y todos los medios y artes se alimentan y se retroalimentan y finalmente se mezclan en una turbulencia postmoderna;

En el Puerto de San Antonio, al lado de Valparaíso, nació un comic que se llama, vampiros en el puerto, el cual devengó en un juego de Rol y un juego de tablero. (evidentemente este comic está inspirado en el juego mascarada que enchile produjo una película y que se basa en la obra de An rice en la cual se basa la película entrevista con el vampiro).

Tenemos audiolibros por montones y booktrailers y booktubers, páginas web de las novelas, y foros de discución en torno a las novelas y literatura etc. Y esa misma promiscuidad, no solo es formal, sino que permea los estilos y los géneros, reflota temáticas etc… WBK por ejemplo es un Hard Boiled. Mezcla… Cuando lo terminamos con Sergio, Lo escribimos a cuatro manos gracias a los nuevos medios. Pero finalmente cunado estaba terminado teníamos que marketarlo. Sintetizarlo, definirlo, encasillarlo. Como encasillo una novela que tiene prácticamente de todo. Una novela que obedece a nuestros propios intereses, generada de manera autónoma, libremente.

El escritor del futuro, gracias a los nichos, puede trabajar para individuos y no masas (ejemplo: tomada por el Dinosaurio). El escritor se da cuenta de que no está solo en sus intereses y eso nos permite desarrollar los temas más variados si trabajamos de manera independiente. Facebook pone a nuestro alcance herramientas de marketing baratas y focalizadas según los intereses de la gente que queremos captar. Nos muestra gráficos y estadísticas del alcance de nuestras publicaciones. Todo ese trabajo que a una editorial tradicional le cuesta millones de pesos, es posible hacerlo uno mismo, o subcontratarlo.

¿por qué entonces existen las editoriales de pago?

En la Feria del libro de Providencia, mientras yo promocionaba mi novela de Zombies, se me acercó una muchacha joven, Midori Gale, era su Seudónimo, me mostró su libro, una novela ligera japonesa basada en alguna serie de animé (nuevamente un nicho) . La portada la había hecho ella claramente, le pregunte por el libro y también lo había diagramado y enviado a imprimir ella. Y aun así me pregunta por editorial, sobre todo por distribución.

En chile al menos aún estamos en una etapa de transición. Y nuestro mercado es muy pequeño aún, pero va ganando fuerza. Queda la pregunta. ¿Cómo van a ser los escritores del futuro? ¿Tienen cabida las editoriales tradicionales en este futuro?

¿Qué va a pasar cuando un grupo de amigos se ponga a escribir, no un sistema operativo, sino una novela o cuentos en sus ratos libres, se junten con algunos aficionados a corregir textos, convoquen a un editor creativo, ilustradores aficionados y diseñadores gráficos y decidan publicar su trabajo?

Pues sucede que: Nacen los Fan Fiction, los Blogs de cuentos que luego publican en papel, tenemos Chile del terror por ejemplo, una antología ilustrada quenace de un blog y acaba una tirada de modestos 500 ejemplares en 6 meses. Los escritores publican directamente en Digital. Como en la editorial ebooks Patagonia. Amazón le da los mismos dividendos que una editorial tradicional le daría a un escritor promedio. Nacen las editoriales cartoneras. Nacen las editoriales Independientes ( y se organizan la Furia del libro).

Muchas de estas nuevas editoriales no tienen como objetivo el lucro, sino simplemente hacer cosas nuevas buscando la excelencia, no por que deseen ganar dinero, sino porque eso es lo que aman y se divierten haciendolo. Estas maneras de hacer literatura, conviven con la manera industrial y masificada. Pero el panorama está cambiando, por que la sociedad está cambiando y el escritor qu es parte de la sociedad también cambia, su manera de trabajar cambia, sus temas cambian, su motivación cambia.

Todo esto suena maravilloso, pero estos fenómenos no están exentos de peligros:

Responsabilidad editorial desaparece. No hay un filtro que asegure la calidad de los textos y por consiguiente el medio se llena de basura. El profesionalismo de la profesión corre peligro.

Propiedad Intelectual. La copia es fácil y barata y trabajar con personajes y universos ajenos no tiene costo alguno. Prácticamente no hay como cobrar por el trabajo.

Se desdibuja la línea entre quienes producen y quienes reciben la información.

Siempre está el peligro del control gubernamental sobre la internet.

¿La opción para los profesionales?:

Gracias a la promiscuidad de la que hablaba anteriormente, ha nacido el Content Marketing. Y son las empresas privadas las que hacen de nuevos mecenas para artistas y escritores para que generen Peliculas (como Lego) o libros de ciencia ficción y fantasía (Warhammer); productos que se venden al público, pero que además son objetos de marketing.

Y por último, apelando a los nichos está el fenómeno del crowfunding. Donde incluso James Joyce podría encontrar un grupo de personas que lo apoyasen para publicar Ulises.

Conclusiones

La era de la verdadera libertad literaria se está viviendo, y no son los escritores de mi generación los que la están moldeando, sino todos aquellos ususarios de estas herramientas ponderosas que hacen possible derrocar un gobierno en Egipto, que detienen la construcción de represas en magallanes.

Los nuevos medios son un nuevo soporte para la literatura, el soporte no es lo que cambia la literature. El Nuevo soporte cambia la sociedad, la sociedad al escritor y el escritor finalmente la forma de hacer literatura.

No por que muchos jueguen pichangas en el barrio, los jugadores profesionales se asustan. Mientras más gente se lanze a escribir, tendremos más lectores y una cultura literariamente alfabetizada cada vez mayor, el Status Quo se verá remecido, pues la democracia ha llegado a la literatura, y viene para quedarse.

Más sabe el Diablo

Carlos Ramirez vuela escaleras abajo, su pelo y su chaqueta de paño flamean mientras salta de cinco en cinco escalones, su compañero ha quedado ya muy atrás, sabe que adentrarse en las escaleras de aquel cerro es peligroso, pero Carlos ha salido hace poco de la academia, y es temerario, quiere acabar con todo foco de delincuencia en cualquier lugar y en cualquier momento, tiene una sociedad que proteger, un pueblo al cual servir.
Sus zancadas retumban y la sobaquera salta de un lado para otro mientras su cuerpo se mueve entre las rejas y por sobre los techos de latas oxidadas, a su derecha se contempla toda la bahía de Valparaíso, los buques entran lentamente en la rada, cual cascaras de nuez y descargan sus foráneos productos en el puerto, las casas de colores cuelgan de la quebrada y la ropa se seca al viento balanceándose de los balcones, custodiados por gatos perezosos; como los leones de la plaza de la victoria, Que bostezan y miran indolentes como el joven policía persigue a su presa saltando como un puma por los escarpados tejados del cerro cordillera.

Maikol Ruiz es un soldado recién reclutado por a banda de los Piraña, bien conocido por haber trabajado de mechero en uno de los supermercados del plan, hacía poco que había cambiado de rubro, cansado de lidiar con guardias, y sediento de poder. En su jungla, el poder máximo se encuentra en el narcotráfico.
Con dos gramos de clorhidrato de cocaína, las pupilas dilatadas y su corazón latiendo rápidamente, Maikol salta de techo en techo, llevando al joven policía justo donde quiere.

Carlos cae en un patio y luego salta una pandereta de madera, baja por una quebrada y atraviesa unos matorrales, solo unos metros lo separan del delincuente, su cuerpo bien entrenado no le da problemas, sus músculos aún rinden, sube la ladera dando zancadas, pero el Maikol ya ha trepado por una reja, para cuando Ramirez llega ahí, el maleante está sobre el techo de la casa corriendo otra vez, la tarea parece imposible, pero Carlos no se detiene, su voluntad es de acero.
El sudor empapa su camisa, y su pelo, su mirada refleja toda la determinación con la cual da cada tranco, sabe que se está adentrando en una zona peligrosa, pero aún tiene esperanzas de alcanzarlo antes de entrar a territorio Piraña.
Imprime entonces aún más velocidad a sus piernas, que se mueven como partes de un un motor de formula uno, como un galgo tras un conejo, como un guepardo tras un gacela. Saltando desde una cornisa hasta el borde de una terraza, se impulsa con sus brazos y trepa hasta un balcón construido en el techo de la casa.
El edificio es de estilo moderno, de ventanas amplias y alargadas, de hormigón armado y vidrio, de formas rectas y limpias. Carlos esta sobre lo que los arquitectos de aquél estilo, nacido en los años veinte, llaman la quinta fachada. El sol cae sobre el océano Pacífico lentamente, mientras las olas lo reflejan en un millar de pequeños brillos, y el viento le despeja el rostro, y levanta un poco de polvo que se arremolina en el aire.

Maikol le está apuntando con un revolver y una sonrisa en el rostro. Dos jóvenes más aparecen desde una escalera, Carlos tiene la mano izquierda en la empuñadora de su pistola, ve por el rabillo del ojo como los jóvenes avanzan hacia él y en una fracción de segundo calcula sus posibilidades, mira a los ojos de su enemigo que suda copiosamente y tiene la mano temblorosa, se miran a los ojos en espera del primer movimiento.
Carlos mira bruscamente a su derecha, Maikol no lo puede evitar y desvía su mirada también, en un pestañeo, Ramirez da un paso hacia adelante, mueve la muñeca de su presa hacia la izquierda al tiempo que desplaza su torso hacia la derecha y con su mano libre sostiene el revolver y lo gira sobre su empuñadura, quebrándole el dedo índice al traficante, arrebatándole el arma para luego golpearlo en la mandíbula con la cacha de la misma.
El Maikol cae inconsciente al piso, pero los dos jovenes soldados ya están muy cerca, Ramirez no alcanza a apuntar, el primero tiene un cuchillo cocinero y el segundo un palo. Carlos esquiva el golpe del madero y se mete por el costado izquierdo de su oponente, bloquea el movimiento del delincuente colocando su mano izquierda sobre el codo enemigo al tiempo que descarga otro culatazo en la mandíbula y patea de frente y con fuerza para lanzar el cuerpo desvanecido del bateador sobre el que sostiene el cuchillo, que instintivamente trata de agarrar a su compañero, sin darse cuenta que Carlos ya ha saltado sobre él y descarga una patada en su rostro.
Tiene tres maleantes a sus pies, y está bastante cansado, jadea por el esfurzo, pero no le dan tiempo para descansar, puede escuchar como vienen subiendo por las escaleras, en pocos segundos estará rodeado, como un león apartado de su presa por las hienas, su orgullo se siente herido, ha logrado una victoria futil, y si no escapa, su vida estará en peligro, lo medita unos segundos, y decide desenfundar y parapetarse, no se convirtió en detective para dejar que los malos caminen libres por las calles de su ciudad, sino para encerrarlos.

Los malos aparecen por la escalera, Ramirez ve que están armados, dispara con su pistola y derriba a dos, uno con una balazo en el hombro y el otro en una pierna, los traficantes disparan a todos lados, no saben de donde han venido los tiros, solo están concientes de que tienen a un enemigo en su propia casa.
Pronto hay seis más disparando, las balas se incrustan en el hormigón, el olor a pólvora inunda el aire, las rondas de los delincuentes parecen eternas, Carlos baja a tres más, y se queda sin tiros, decide usar el revolver del Maikol, lo vacía rápidamente y abate a otro par, queda con solo un enemigo en pié, pero sin balas.

El delincuente se acerca en silencio, no dice nada, ya sabe donde se encuentra el tira, Carlos sabe que es solo cuestión de tiempo, está acorralado como una rata, el Piraña avanza tranquilo empuñado su fierro pegado a la pared, Ramirez levanta la manos y cierra los ojos, el hombre sonríe y se escucha el último disparo de la noche.

Toda la vida del joven pasa por delante de sus ojos, piensa en los años de entrenamiento, el arduo estudio, y las esperanzas de su madre, piensa en su padre, muerto en un asalto a un almacén de barrio, piensa en sus vecinos y en toda la gente que no podrá ayudar, en los delincuentes que no va a atrapar, en que cumplir el deber vale la pena, en que siempre supo que todo terminaría de esta forma, suspira enfrenta la inevitable realidad con el pecho erguido, escucha el estruendo y espera el minuto fatal.

Carlos abre los ojos lentamente, se palpa el cuerpo, no tiene ningún agujero, el Piraña cae, y Pablo Gutierrez, su compañero, aparece detrás de él.
– ¿No se por qué los jóvenes siempre corren tanto? – Pregunta entre dientes, más para si mismo que para Ramirez, y agrega – ¿Que a caso no sabes Carlitos que más sabe el Diablo por viejo, que por diablo?. – Dice Gutierrez mientras guarda su 38 especial en su sobaquera de cuero, y enciende un cigarrillo.

Sinopsis – Evento Z

Una misteriosa pandemia se esparce por el mundo, un transatlántico entra en la rada de Valparaíso, un turista cae muerto en las calles del puerto y revive para morder a los bomberos que le dan los primeros auxilios.

El Apocalipsis Zombi se esparce lento, rampante y silencioso, y explota en las narices de las autoridades que no alcanzan a declarar estado de emergencia.

En medio del caos, Javier, un escolar de catorce años, intentará llegar a su hogar poniendo en práctica el plan de contingencia zombi, trabajado y perfeccionado durante los recreos con Weiping, su mejor amigo.

Al otro extremo de la ciudad, Claudia, ejecutiva de una multinacional, escapa de su lugar de trabajo junto a Shanon y Pedro, dos compañeros a quienes apenas si conoce. Juntos luchan por llegar a Valparaíso y sobrevivir a las oleadas de hambrientos que intentan devorarlos.

Evento Z: hambrientos en Valparaíso te mantendrá igual de tenso y alerta que a sus protagonistas. Una novela única en su género en Chile, dispuesta a morderte y contagiarte con el hambre por la buena literatura de terror.

Pronto, en las mejores librerias del país.