Charla: 6to Encuentro de Ficción Y Fantasía.

Ver el Video.

Gracias a todos los que nos acompañaron en la Charla de Ciencia Ficción y Fantasía del Centro Cultural de las Condes. Los que se la perdieron, pueden ver un extracto aquí.

Literatura fantástica de corte épico con sabor a Merken. EL Martillo de Pillán.

En general, la literatura fantástica de corte épico se centra en las aventuras medievales y se enmarca en universos creados a partir de la mitología nórdica, la cual ha pregnado no solo las obras literarias, sino también los juegos de rol, los juegos de cartas, el cine y los cómics.

 

Hasta los años 80, se consideraba todo lo nacional como de mala calidad, se menospreciaba, y aún se hace, todo lo referente a las culturas precolombinas, Chile, era un país que quería ser europeo, su mayor ambición era parecer noble, ser descendiente de español, de alemán o cualquier otra etnia con rasgos lo más anglosajones que se pudiese.

En los años noventa y en parte debido al fenómeno de la globalización, que hizo que nos miráramos a nosotros mismos para poder identificarnos a nosotros mismos y diferenciarnos del resto, y en parte también, debido al desarrollo económico de nuestro país; el pueblo comenzó a tener sed de identidad, y esta sed se hace cada vez más intensa, la necesidad de descubrir quienes somos, y de definirnos ante el mundo se hace cada vez más evidente.

Image

 

Para aplacar esta necesidad del inconsciente colectivo, los publicistas buscan que es lo típicamente chileno, los ponchos y los huasos, los sobrenombres y el Coco Legrand se ponen de moda; el lenguaje se vuelve más coloquial, se trata de rescatar el patrimonio, y se reconocen derechos especiales para las etnias originarias como la mapuche, rapa nui y aimará; ser chileno ya no es una cosa deplorable, sino algo de lo cual hay que sentirse orgulloso, y los triunfos deportivos de Marcelo ríos y la selección en el mundial de Francia ’98 con un descendiente de mapuches como goleador indiscutido, no hacen sino cuajar este sentimiento que necesita consolidarse de modo conceptual para luego expresarse de modo simbólico, es decir en la forma de expresiones artísticas.

 

Un comienzo interesante de materialización de la identidad de nuestro pueblo son los juegos de cartas mitos y leyendas, que rescataron astutamente el corolario mitológico sudamericano, tendencia que tiene su símil en el cómic, de Mitómano cómics por ejemplo; que rescata con gran ingenio y respeto las cosmogonías aborígenes, y las utiliza en un contexto pop. En la literatura, hay muy pocos intentos que tengan el peso académico necesario para generar un universo fantástico basado en las mitologías originarias, abunda el sincretismo y el uso de elementos aislados y sin profundidad, quedando el asunto de la identidad nada más que como una anécdota.

 

El Martillo de Pillán nace de la necesidad de concretar de manera contundente, un marco simbólico para el desarrollo de la identidad Chilena. Se apela por tanto al origen, al tiempo antes de la historia, a la fantasía, al mito, a la mitología de nuestra tierra para construir un imaginario glorioso desde el cual se puedan proyectar aquellos recuerdos que vienen antes del recuerdo, aquellas estructuras mentales que nos dan fuerza cuando estamos cansados, aquellos valores ancestrales y heroicos que nos mueven hacia la luz, hacia la belleza y la nobleza de espíritu. Por que la identidad no es algo que se busque y se encuentre, la identidad es un símbolo que se se crea, que se define y que se arraiga en el fondo de las almas de los individuos de una nación. Y la intención más ambiciosa de la novela es justamente esta, forjar identidad.

 

Con el fondo definido, es tiempo de concentrarse en la forma, para ello definimos el publico objetivo entre los jóvenes adolescentes de nuestro país, y por tanto la forma obedece al ritmo y la dinámica que ellos están acostumbrados a recibir desde los medios de comunicación, el relato es vertiginoso y violento, no hay mucho tiempo para la reflexión entre las escenas de combate y las rápidas decisiones de sus protagonistas que no bien salen de un problema se ven envueltos en otro, manteniendo una tensión continua que sostiene la atención del lector joven mientras se despliega ante él, el mundo mapuche, sus costumbres y su mitología.

Entrevista respecto al Martillo de Pillán.

1º.-Que motiva a un diseñador a ser escritor?.

Creo que siempre he sido un escritor, la necesidad de contar historias me ha acompañado desde que tengo memoria, y es justamente eso lo que me llevó a estudiar diseño gráfico, pues pensaba que aquí encontraría las herramientas que me faltaban para narrar. Mi experiencia trabajando como coguionista sin embargo me ayudó mucho más. Por mucho tiempo me empeñe en escribir poesía, pero estaba claro que los relatos se me daban mucho mejor. Por mucho tiempo estuve jugando con cuentos cortos y novelas gráficas, desarrollando personajes y civilizaciones, hasta que decidí ponerme serio y concretar. Después de varios intentos fallidos, y gracias a la investigación, pude darle cuerpo a mi primera novela, con la cual me siento conforme.

2º. El martillo del Pillán..¿como lo califica?..¿Una fantasía épica?...Una historia del pueblo mapuche..¿porque?..

El Martillo de Pillán es sin duda una fantasía épica, es una historia ficticia con personajes ficticios, sin embargo todo el contexto geográfico de la novela es real, la flora y la fauna nativa, los paisajes y los ríos son los mismos que podemos encontrar hoy en la Araucanía. Los seres y los elementos sobrenaturales, culturales y políticos (a excepción de contadas excepciones) son todos extraídos de la cosmovisión de la cultura mapuche precolombina, la cual consideraba el mundo de los espíritus directamente relacionado con el mundo de los humanos. La idea de esta novela no es reconstruir o re narrar la historia del pueblo mapuche, sino generar una leyenda, generar una imagen nueva de nuestros antepasados en el imaginario colectivo del Chile actual.

3º.- Por favor necesito un breve resumen de lo que usted pretende al escribri este libro.

A mi entender, la identidad de un pueblo, no es algo que haya que salir a buscar como quien sale a pescar pejerreyes, sino por el contrario, la identidad es un ente dinámico sobre el cual uno puede trabajar y definir en función de la imagen que queremos proyectar de nosotros mismos. Bajo esta premisa mi intención, bastante ambiciosa tal vez, no es otra que generar una nueva identidad para nuestro país. La idea es cambiar la visión de lo que somos a partir del conocimiento positivista de lo que fuimos, la idea es imprimir fuerza a nuestro pueblo a un nivel subconsciente, donde las nuevas generaciones se sientan orgullosas de ser chilenas y de su herencia cultural mestiza, adquiriendo la fuerza y el espíritu de lucha de nuestros pueblos originarios, entendiendo que ellos eran más que guerreros fieros, sino también gente de una riqueza cultural admirable.
Es por esto que no hice a Lientaro luchando contra españoles, no me interesaba contraponer las dos culturas que son los pilares de nuestra etnia, sino balancear el poco y prejuiciado conocimiento que se tiene de una de ellas.

4º.-los nombres y lugares que figuran en el libro..¿son reales o ficticios?..o cuanto tienen de la historia nuestra?.

Toda la toponimia de la superficie es completamente real, los nombres de los lugares sagrados y las divisiones políticas también tienen base histórica, todos los nombres de los personajes son mapuches y todas las estructuras sociales obedecen a la sociología precolombina, los seres sobrenaturales y las zonas sobrenaturales de mundo también obedecen a la cosmovisión mapuche. La aventura de nuestro héroe se sitúa en un mundo mapuche que incluye tanto su realidad física, social y política como su cosmovisión.

5º.- Sabemos que tiene mucho de ficción, pero ¿cuanto tiene de real?...Cree usted que es un libro para aprender sobre nuestra historia.

Puse mucho cuidado durante mi investigación preliminar para poder describir fielmente la geografía, la flora, la fauna, y los nombres reales de las zonas por donde transita Lientaro. Consultas a libros de antropología mapuche me ayudaron a reconstruir la cosmovisión del pueblo mapuche, tomar elementos mitológicos y estructurar el mundo espiritual donde transcurre la novela. Y una exhaustiva lectura de textos como la Araucana y el Cautiverio Feliz, mirados con ojo crítico, para extraer lo genuinamente mapuche y dejar de lado las adquisiciones españolas; me permitieron describir las costumbres de los hombres y mujeres de la época, los vestidos, las comidas, las fiestas, los juegos, las relaciones entre hombres y mujeres, entre jóvenes y ancianos, su relación con la tierra, los cultivos y el comercio. En consecuencia, creo que esta novela nos entrega una radiografía certera de lo que eran los mapuches antes de la llegada de los españoles, pero no desde un punto de vista occidental, técnico y objetivo, donde hay una clara diferencia entre la fantasía y la realidad, entre lo espiritual y lo mundano. Sino desde una perspectiva mapuche precolombina, donde los mundos están yuxtapuestos y la magia y los dioses y los espíritus afectan la cotidianidad. Así como la Araucana es un relato épico relatado desde el punto de vista español, El Martillo de Pillán lo es desde el punto de vista mapuche. Creo que este libro es sin duda un elemnto útil para aprender de donde venimos como Chilenos.