Reseña: La Última Conspiración – La eterna batalla entre el bien y el mal.

la-ultima-conspiracion2

La última conspiración.

Eduardo Güenante-Pozo

Novela, 199 páginas.

 

“La última conspiración” es la opera prima del escritor Eduardo Gúenante-pozo, publicada en 2014 por su autor, un estudiante de periodismo y ex seminarista agustino. Estas dos facetas, son las que se conjugan para crear un cuerpo de conocimiento e inspiración para construir un mundo fantástico basado en la mitología católica y desarrollado como una investigación que va desenrollando conspiraciones mundanas, angelicales, demoniacas y eclesiásticas, que nos llevarán desde la creación del primer hombre y la primera mujer, hasta el mismo apocalipsis.

La novela comienza en el día del cumpleaños de Benjamín, un joven periodista, que recibe una misteriosa caja de parte de uno de sus tíos perdidos. En ese mismo momento, y frente a su departamento, explota la iglesia de los sacramentinos. Benjamín, junto a su mejor amiga Andrea, y un misterioso joven llamado Tomás, deberán descubrir, para qué sirve la caja que ha llegado a sus manos, qué relación tiene la caja con múltiples atentados a diferentes iglesias de la capital, la verdadera historia de su familia, y finalmente, quién es él verdaderamente.

Descubriremos que uno de sus tíos, Vicente, es la encarnación de la bestia, despertado por la misma iglesia católica para matar a su otro tío, Alejandro, que es el guardián de los frutos del árbol del conocimiento, y que él, es el púnico que puede tornar la balanza de la batalla final, el apocalipsis mismo, que se da entre sus dos tíos, y finalmente salvar a la humanidad del reinado del mismo satanás.

El relato comienza como un thriller, poco a poco se va decantando hacia lo fantástico, nos enteramos de que el paraíso, ha sido escondido en Chile, en una suerte de ciudad de los Césares cuya entrada está en el cajón del Maipo. Que hace miles de años, los guardianes del árbol sagrados, descendientes de adán, han estado guardando el secreto más grande de la humanidad en nuestro país, que los ángeles están en guerra, que luchan batallas campales en la ciudad de Santiago, que revelan sus verdaderas formas, y luchan haciendo chocar sus alas, causando terremotos y diversas catástrofes alrededor del globo en la medida que los sellos descritos por Juan en el libro del apocalipsis se van abriendo y el reinado de satanás, apoyado por la iglesia católica, va tomando forma en nuestro mundo terrenal. Finalmente, solo el sacrificio de Andrea, eterna enamorada de Benjamín y avatar de Eva, le entregará a nuestro protagonista, la fuerza necesaria para restablecer el equilibrio.

La última conspiración, de Eduardo Gúenante-Pozo, no es una novela de fácil lectura, ya que en sus páginas abunda la información, y las conspiraciones que se esconden tras conspiraciones, historias dentro de historias, que van arrastrando al personaje principal de pista en pista, de locación en locación, mientras, tras bambalinas, nos vamos enterando de lo que está pasando con los antagonistas demoniacos, o con los conspiradores del vaticano. Es una novela llena de leyendas, mitos, y relecturas de las sagradas escrituras, en donde el mundo espiritual se hace presente, se materializa.  Si bien es cierto, se nota que esta es una ópera prima,  y a pesar de que falta un trabajo editorial serio, que eleve y ordene la narración. Es innegable que en ella hay un caudal de conocimiento e imaginación que a veces desborda al autor, pero que finalmente, llevan la obra a buen término.

Sabemos que el Eduardo en este momento está preparando una nueva entrega, y estamos seguros, que en ella, veremos todo el potencial de este interesante autor nacional.

 

Martín Muñoz Kaiser.

Viña del Mar, Mayo, 2017.

Anuncios

Un universo destruido y vuelto a armar. De los esquizoides hasta el Festín de los Engendros.

Hace poco llegaron a mis manos dos libros, una primera y una última antología. Leí rápidamente la primera y seguí con la segunda como si de un mismo texto se tratase, ya les explico por qué.

Eskizoides es el primer libro publicado por Ignacio Fritz, una antología de cuentos a ratos sorprendentes, no solo por el manejo del lenguaje, sino también por la sensibilidad del autor que se expresa de manera elegante y brutal en cada relato, y que encuentra, años después, a su hijo perfeccionado en la última antología de cuentos publicada por Fritz, El Festín de los engendros, con el cual está íntimamente relacionado.

Voy a comenzar diciendo que estoy sorprendido con Fritz, sobre todo por el manejo del lenguaje, el vocabulario, y las técnicas narrativas diversas. Hay aquí un autor leído y hábil con su herramienta de trabajo, que demuestra talento (en su primera antología) y lo nutre con trabajo duro (Festín) lo cual queda ampliamente demostrado, tanto en las múltiples referencias literarias, que se dejan caer de manera elegante y casi sutil como en el estilo acabado del texto. Pero más aún me sorprende la profunda sensibilidad y capacidad de observación, que se deja entrever en sus textos. El que haga descripciones brutales, elija tópicos violentos o maneras vanguardistas de narrar, se debe, creo, a un intento de protegerse de la sensiblería, que un hombre “de verdad” (criado a la manera de la vieja escuela) rechaza, en pos de la exploración sin anestesia de las propias entrañas, de las propias sombras,  que indaga ahí dónde se guardan todos los miedos y todas las angustias, esas que no nos dejan dormir por las noches, esas oscuridades que sabemos que tenemos pero que no nos gusta mirar. Ignacio es un escritor que ha vivido, y que es honesto consigo mismo y ahí radica la magia de sus cuentos. En sus textos hay vida y hay fuerza, una fuerza que solo proviene de la experiencia y el dolor, que escindidos a la manera varonil de antaño, le dan el sabor a realidad áspera tan bien lograda que tienen los relatos del Festín de los Engendros.

Eskiziodes, es solo una muestra de lo que luego se lograría en el Festín, es un debut en el cual se ponen de manifiesto, el talento, los intereses y sobre todo el mundo en que Fritz irá trabajando en sus posteriores obras, La Hermandad Halloween, y la Indiferencia de Dios, por ejemplo. He aquí no solamente una obra bien lograda, sino también un hilo conductor, que a diferencia de la mayoría de las antologías no radica en un tema o una tesis, sino en una realidad, un emplazamiento, un universo literario. El cosmos creado por Ignacio Fritz, creo, sostiene toda su obra, y se desarrolla en ella de forma recursiva, mostrándose como retazos de una gran tela desgarrada que hay que reconstruir, cual detective, para ir, en la medida que apreciamos las distintas facetas del diamante, haciéndonos una idea de este ser vivo que palpita y respira tras las historias y los personajes que Ignacio nos muestra. De esta manera el lector tiene la tarea de construir e interpretar este rompecabezas. En este sentido, logro imaginarme al escritor como un pequeño demiurgo, que por medio de sus obras, nos abre diversas ventanas a la dimensión con la cual ha logrado conectar, y que por medio del lenguaje, levanta para nosotros.

Un par de libros completamente recomendables, sobre todo el Festín de los engendros, que  es un libro que no tiene nada que envidiarle a ninguna producción extranjera, hay calidad, hay experimentación, hay identidad y hay propuesta. Todos, elementos que se echan mucho de menos en la anquilosada literatura nacional, para la cual, la obra de Fritz en un verdadero electroshock.

Martin Muñoz Kaiser.

Santiago, Febrero 2017

Panorama literario. Nuevos medios y su influencia en el quehacer literario chileno

Los nuevos medios son un síntoma de un cambio más profundo. Un cambio en la manera que entendemos la sociedad y por ende un cambio en la manera de hacer literatura.

Rodolfo Fogwill dijo, y tomó la primera parte de una frase de Marx:

“cada nueva tecnología da lugar a nuevos tipos de relaciones sociales que a su vez afectan el léxico, la gramática y la sintaxis”

Como ejemplo: Leer viene del verbo legare que significa segar, recoger el trigo. Leer es una analogía de recoger conocimiento con el ojo. Segar con la mirada. Por ejemplo. Termino claramente heredado de una cultura agraria.

Alvin Tofler Futurologo norteamericano, afirma que: Tecnología y Cambio Social son inseparables.

Y si la sociedad cambia debido a las nuevas tecnologías, ¿cómo nos adaptamos los escritores a ese cambio?.

En mi opinión, el escritor, está, en el centro de este cambio de paradigma impulsado por la tecnología que tienen a los nuevos medios actúan como la punta de lanza, sobre todo porque la era de la información se sustenta en el contenido, y los escritores somos generadores de contenido.

Voy a tratar de argumentar mi visión de este cambio:

El atardecer de la era industrial.

La era industrial se caracteriza por el ECONOCENTRISMO

La economía y la ganancia en particular, están en primer plano, y las artes, la espiritualidad y todo lo demás pasa a un segundo plano. TODO ES UN NEGOCIO

Se sustenta en la posesión y administración de Tierra, Mano de Obra y Capital.

Producción en masa, las líneas de montaje, la imprenta, los medios de comunicación masiva.

La estructura mental rígida, los horarios fijos, los incentivos son monetarios y por sobre todo, hay que HACER COSAS, PRODUCIR.

La imprenta es la tecnología que impacta el quehacer literario de esta época.

El escritor en esta economía, trabaja para Editor y su meta es escribir un Best Selller, es decir, su público objetivo son las masas.

Esta cultura de masas está cambiando, lo hace en la medida que la economía industrial, gracias a la tecnología, se mueve hacia una economía diferente, economía de la información. En donde Google, Sony, Apple, Samsung, amazon y las compañías que desarrollan software o prestan servicios online son las que mejor se transan en la bolsa. Sin ir más lejos, El dueño de Alí Baba, el eBay asiático es el hombre más rico de China.

Esta nueva economía que se sustenta en el conocimiento es diferente porque no se basa en la tierra, ni la mano de obra y el capital (la información) es inagotable. Se puede replicar y usar infinitas veces y no se agota, en cambio, mientras más se usa más crece.

 Características de la era de la información.

La Identidad Cultural, la Religión, la ecología y la Moralidad se vuelven temas centrales. La economía vuelve al lugar que le pertenece. Ganar dinero ya no es lo central, vemos voluntariado para green peace, surgir comunidades autosustentables, voluntariado para levantar chile después del terremoto del 2010 y para reconstruir Valparaíso (mi ciudad) después del incendio que se tragó un tercio de la ciudad, nacen ONG para el rescate cultural etc… todas actividades que no se hacen buscando una recompensa monetaria.

Las comunidades virtuales se sustentan de hecho en el contenido, contenido que los administradores en general producen de manera voluntaria, y conozco al menos dos comunidades de escritores amateurs que han terminado publicando antologías de manera independiente.

De hacer productos la economía se mueve hacia la Información y los servicios. Ya en los años cincuenta, los trabajadores de overol fueron superados por los de cuello y corbata. Si no sabes usar un computador lo más probable es que te cueste mucho encontrar trabajo.

La producción se desmasifica y se personaliza:

Impresoras y las cámaras digitales nos permiten imprimir nuestras fotografías en la casa, Photoshop y programas similares nos permiten tratar las fotos y personalizarlas a gusto, incluso hacer memes con ellas. Las impresoras 3D nos permiten imprimir repuestos o piezas sin necesidad de una línea de producción, podemos diseñar y producir objetos únicos. de 8 canales pasamos a 60 o 1000 canales de televisión, la televisión pasa del cable a la TV inteligente, que es básicamente incluir contenido dinámico y conectar la TV a internet, básicamente un PC para gente cómoda. Los objetos personalizados no son más caros sino más baratos, se puede comprar un auto y escoger su motor, su color, sus llantas, su tapizado etc.. antes de que entre a la línea de producción. El valor de imprimir un libro o mil o dos mil es prácticamente el mismo. Las herramientas de diseño están a la alcance de la mano para cualquier persona.

Esta tecnología permite que la cultura se desmasifique:

Se producen contenidos para niños, adultos, adultos jóvenes, jóvenes, gamers, gays, nerds, geeks, otakus, nacen las tribus urbanas y las comunidades virtuales.

El individuo deja de ser un mero receptor, lanza su identidad y gustos a la red y se da cuenta de que no está solo, de que hay cientos o miles de otras personas que comparten sus preferencias e intereses y se organizan en torno a ellos.

Esto permite que se conformen e identifiquen nichos de interés sin importar la zona geográfica donde se viva.

El cambio se acelera, hay nuevos estilos, gustos, modas y nuevo conocimiento siendo producido y virilizado a cada momento. Los mismos contenidos se mezclan o se desgranan rápidamente dando paso a nuevas tribus y tendencias.

La educación y la alfabetización digital se ha vuelto Universal, casi todos en Chile sabemos leer y escribir. El gobierno chileno ha hecho grandes esfuerzos para integrar a los adultos al mundo digital.

Las motivaciones de los trabajadores, ahora profesionales de cuello y corbata que no tienen problemas de dinero. Cambian. Ganar más dinero no es un incentivo. Disfrutar de tu hobby es el verdadero incentivo.

Según Dan Pink, un autor norteamericano, lo que realmente nos motiva cuando se trata de trabajos intelectuales y sobre todo creativos, no es el dinero.

Se desea dominar lo que se hace. (por qué toca la giutarra en la casa?)

Desea tener autonomía.

Desea tener sentido y hacer una contribución.

Generalmente cuando tenemos esas tres cosas, damos lo mejor de nosotros.

Una muestra?

Tenemos el ejemplo de Linus Torval, un programador en Finlandia que desarrolla Linux, lo pone en la red e invita a otros programadores a trabajar en su sistema operativo, miles de programadores de todo el mundo, incluido Chile, trabajan en sus horas libres de manera gratuita y desarrollan un sistema mejor y más estable que Windows, donde trabajan los programadores mejor pagados del mundo, y lo distribuyen gratuitamente.

Estamos ante una nueva moral del trabajo, una nueva moral económica y que comienza con los hakers o piratas informáticos, obviamente, pues son ellos los primeros en hacerse expertos en el manejo de la nueva tecnología y los primeros en predicar la libertad de la información utilizando su principal arma:

Los nuevos medios.

¿Estamos los escritores en esta posición de libertad respecto a nuestra obra? ¿Estamos los escritores dispuestos a regalar nuestro trabajo con tal de hacer la diferencia?

Entremos en materia entonces:

Yo desglosé el quehacer literario en:

Observación, Investigación y Documentación

Escribir

Publicar y difundir

Qué pasa con la Observación, la Investigación y la Documentación.

Heminway se enlistó como voluntario para ir a la guerra. Por ejemplo, otros escritores afirman que sin viaje no hay literatura.

Qué pasa si quiero escribir una novela épica donde los protagonistas andan a caballo. Podré describir un paseo a caballo si nunca he andado a caballo ni estudiado equitación. Difícilmente.

Pero ahora tengo Youtube, y seguro que encuentro un libro o una revista online especializada en el tema. Y problema resuelto. (Solo me queda aprender a escribir).

Los nuevos medios nos permiten, Leer, estudiar, prepararnos, viajar y revisar no solo mapas sino, prácticamente recorrer las calles de las ciudades en las cuales basamos las novelas o cuentos (google maps), buscar detalles de los elementos ropa e idiosincrasia, leer manuales y catálogos, leer o ver reseñas y testimonios reales para darle verosimilitud a sus relatos. Leer revistas especializadas etc…

No necesito salir de la cama mientras tenga el laptop abierto.

Escribir es más fácil que nunca, y más difícil que nunca debido a las distracciones…

La enciclopedia, los documentales, la máquina de escribir, las redes sociales, el escritorio de trabajo, el teléfono, el correo, la editora de imágenes, la editora de sonidos, la editora de video, la televisión, la oficina y los medios de comunicación convergen en un solo lugar, el computador personal. Una pieza tecnológica que genera un hacinamiento de herramientas y medios, no es raro que las cosas se mezclen.

Para poder utilizar el potencial de esta herramienta lo único que necesitamos es tiempo y motivación. Podemos escribir, diagramar, diseñar nuestra portada, publicar y difundir nuestra obra con menos esfuerzo de los que nos cuesta hacernos el desayuno.

La promiscuidad de los nuevos medios 

Normalmente son los libros los que dan origen a las películas, pero últimamente no solo a películas sino que también a video juegos, figuras de acción, juguetes, Libros impresos exitosos nacen en blogs, Libros nacen de películas, comics nacen de películas y películas de comics y series de televisión y series animadas y todos los medios y artes se alimentan y se retroalimentan y finalmente se mezclan en una turbulencia postmoderna;

En el Puerto de San Antonio, al lado de Valparaíso, nació un comic que se llama, vampiros en el puerto, el cual devengó en un juego de Rol y un juego de tablero. (evidentemente este comic está inspirado en el juego mascarada que enchile produjo una película y que se basa en la obra de An rice en la cual se basa la película entrevista con el vampiro).

Tenemos audiolibros por montones y booktrailers y booktubers, páginas web de las novelas, y foros de discución en torno a las novelas y literatura etc. Y esa misma promiscuidad, no solo es formal, sino que permea los estilos y los géneros, reflota temáticas etc… WBK por ejemplo es un Hard Boiled. Mezcla… Cuando lo terminamos con Sergio, Lo escribimos a cuatro manos gracias a los nuevos medios. Pero finalmente cunado estaba terminado teníamos que marketarlo. Sintetizarlo, definirlo, encasillarlo. Como encasillo una novela que tiene prácticamente de todo. Una novela que obedece a nuestros propios intereses, generada de manera autónoma, libremente.

El escritor del futuro, gracias a los nichos, puede trabajar para individuos y no masas (ejemplo: tomada por el Dinosaurio). El escritor se da cuenta de que no está solo en sus intereses y eso nos permite desarrollar los temas más variados si trabajamos de manera independiente. Facebook pone a nuestro alcance herramientas de marketing baratas y focalizadas según los intereses de la gente que queremos captar. Nos muestra gráficos y estadísticas del alcance de nuestras publicaciones. Todo ese trabajo que a una editorial tradicional le cuesta millones de pesos, es posible hacerlo uno mismo, o subcontratarlo.

¿por qué entonces existen las editoriales de pago?

En la Feria del libro de Providencia, mientras yo promocionaba mi novela de Zombies, se me acercó una muchacha joven, Midori Gale, era su Seudónimo, me mostró su libro, una novela ligera japonesa basada en alguna serie de animé (nuevamente un nicho) . La portada la había hecho ella claramente, le pregunte por el libro y también lo había diagramado y enviado a imprimir ella. Y aun así me pregunta por editorial, sobre todo por distribución.

En chile al menos aún estamos en una etapa de transición. Y nuestro mercado es muy pequeño aún, pero va ganando fuerza. Queda la pregunta. ¿Cómo van a ser los escritores del futuro? ¿Tienen cabida las editoriales tradicionales en este futuro?

¿Qué va a pasar cuando un grupo de amigos se ponga a escribir, no un sistema operativo, sino una novela o cuentos en sus ratos libres, se junten con algunos aficionados a corregir textos, convoquen a un editor creativo, ilustradores aficionados y diseñadores gráficos y decidan publicar su trabajo?

Pues sucede que: Nacen los Fan Fiction, los Blogs de cuentos que luego publican en papel, tenemos Chile del terror por ejemplo, una antología ilustrada quenace de un blog y acaba una tirada de modestos 500 ejemplares en 6 meses. Los escritores publican directamente en Digital. Como en la editorial ebooks Patagonia. Amazón le da los mismos dividendos que una editorial tradicional le daría a un escritor promedio. Nacen las editoriales cartoneras. Nacen las editoriales Independientes ( y se organizan la Furia del libro).

Muchas de estas nuevas editoriales no tienen como objetivo el lucro, sino simplemente hacer cosas nuevas buscando la excelencia, no por que deseen ganar dinero, sino porque eso es lo que aman y se divierten haciendolo. Estas maneras de hacer literatura, conviven con la manera industrial y masificada. Pero el panorama está cambiando, por que la sociedad está cambiando y el escritor qu es parte de la sociedad también cambia, su manera de trabajar cambia, sus temas cambian, su motivación cambia.

Todo esto suena maravilloso, pero estos fenómenos no están exentos de peligros:

Responsabilidad editorial desaparece. No hay un filtro que asegure la calidad de los textos y por consiguiente el medio se llena de basura. El profesionalismo de la profesión corre peligro.

Propiedad Intelectual. La copia es fácil y barata y trabajar con personajes y universos ajenos no tiene costo alguno. Prácticamente no hay como cobrar por el trabajo.

Se desdibuja la línea entre quienes producen y quienes reciben la información.

Siempre está el peligro del control gubernamental sobre la internet.

¿La opción para los profesionales?:

Gracias a la promiscuidad de la que hablaba anteriormente, ha nacido el Content Marketing. Y son las empresas privadas las que hacen de nuevos mecenas para artistas y escritores para que generen Peliculas (como Lego) o libros de ciencia ficción y fantasía (Warhammer); productos que se venden al público, pero que además son objetos de marketing.

Y por último, apelando a los nichos está el fenómeno del crowfunding. Donde incluso James Joyce podría encontrar un grupo de personas que lo apoyasen para publicar Ulises.

Conclusiones

La era de la verdadera libertad literaria se está viviendo, y no son los escritores de mi generación los que la están moldeando, sino todos aquellos ususarios de estas herramientas ponderosas que hacen possible derrocar un gobierno en Egipto, que detienen la construcción de represas en magallanes.

Los nuevos medios son un nuevo soporte para la literatura, el soporte no es lo que cambia la literature. El Nuevo soporte cambia la sociedad, la sociedad al escritor y el escritor finalmente la forma de hacer literatura.

No por que muchos jueguen pichangas en el barrio, los jugadores profesionales se asustan. Mientras más gente se lanze a escribir, tendremos más lectores y una cultura literariamente alfabetizada cada vez mayor, el Status Quo se verá remecido, pues la democracia ha llegado a la literatura, y viene para quedarse.

Sinopsis – Evento Z

Una misteriosa pandemia se esparce por el mundo, un transatlántico entra en la rada de Valparaíso, un turista cae muerto en las calles del puerto y revive para morder a los bomberos que le dan los primeros auxilios.

El Apocalipsis Zombi se esparce lento, rampante y silencioso, y explota en las narices de las autoridades que no alcanzan a declarar estado de emergencia.

En medio del caos, Javier, un escolar de catorce años, intentará llegar a su hogar poniendo en práctica el plan de contingencia zombi, trabajado y perfeccionado durante los recreos con Weiping, su mejor amigo.

Al otro extremo de la ciudad, Claudia, ejecutiva de una multinacional, escapa de su lugar de trabajo junto a Shanon y Pedro, dos compañeros a quienes apenas si conoce. Juntos luchan por llegar a Valparaíso y sobrevivir a las oleadas de hambrientos que intentan devorarlos.

Evento Z: hambrientos en Valparaíso te mantendrá igual de tenso y alerta que a sus protagonistas. Una novela única en su género en Chile, dispuesta a morderte y contagiarte con el hambre por la buena literatura de terror.

Pronto, en las mejores librerias del país.

Literatura fantástica de corte épico con sabor a Merken. EL Martillo de Pillán.

En general, la literatura fantástica de corte épico se centra en las aventuras medievales y se enmarca en universos creados a partir de la mitología nórdica, la cual ha pregnado no solo las obras literarias, sino también los juegos de rol, los juegos de cartas, el cine y los cómics.

 

Hasta los años 80, se consideraba todo lo nacional como de mala calidad, se menospreciaba, y aún se hace, todo lo referente a las culturas precolombinas, Chile, era un país que quería ser europeo, su mayor ambición era parecer noble, ser descendiente de español, de alemán o cualquier otra etnia con rasgos lo más anglosajones que se pudiese.

En los años noventa y en parte debido al fenómeno de la globalización, que hizo que nos miráramos a nosotros mismos para poder identificarnos a nosotros mismos y diferenciarnos del resto, y en parte también, debido al desarrollo económico de nuestro país; el pueblo comenzó a tener sed de identidad, y esta sed se hace cada vez más intensa, la necesidad de descubrir quienes somos, y de definirnos ante el mundo se hace cada vez más evidente.

Image

 

Para aplacar esta necesidad del inconsciente colectivo, los publicistas buscan que es lo típicamente chileno, los ponchos y los huasos, los sobrenombres y el Coco Legrand se ponen de moda; el lenguaje se vuelve más coloquial, se trata de rescatar el patrimonio, y se reconocen derechos especiales para las etnias originarias como la mapuche, rapa nui y aimará; ser chileno ya no es una cosa deplorable, sino algo de lo cual hay que sentirse orgulloso, y los triunfos deportivos de Marcelo ríos y la selección en el mundial de Francia ’98 con un descendiente de mapuches como goleador indiscutido, no hacen sino cuajar este sentimiento que necesita consolidarse de modo conceptual para luego expresarse de modo simbólico, es decir en la forma de expresiones artísticas.

 

Un comienzo interesante de materialización de la identidad de nuestro pueblo son los juegos de cartas mitos y leyendas, que rescataron astutamente el corolario mitológico sudamericano, tendencia que tiene su símil en el cómic, de Mitómano cómics por ejemplo; que rescata con gran ingenio y respeto las cosmogonías aborígenes, y las utiliza en un contexto pop. En la literatura, hay muy pocos intentos que tengan el peso académico necesario para generar un universo fantástico basado en las mitologías originarias, abunda el sincretismo y el uso de elementos aislados y sin profundidad, quedando el asunto de la identidad nada más que como una anécdota.

 

El Martillo de Pillán nace de la necesidad de concretar de manera contundente, un marco simbólico para el desarrollo de la identidad Chilena. Se apela por tanto al origen, al tiempo antes de la historia, a la fantasía, al mito, a la mitología de nuestra tierra para construir un imaginario glorioso desde el cual se puedan proyectar aquellos recuerdos que vienen antes del recuerdo, aquellas estructuras mentales que nos dan fuerza cuando estamos cansados, aquellos valores ancestrales y heroicos que nos mueven hacia la luz, hacia la belleza y la nobleza de espíritu. Por que la identidad no es algo que se busque y se encuentre, la identidad es un símbolo que se se crea, que se define y que se arraiga en el fondo de las almas de los individuos de una nación. Y la intención más ambiciosa de la novela es justamente esta, forjar identidad.

 

Con el fondo definido, es tiempo de concentrarse en la forma, para ello definimos el publico objetivo entre los jóvenes adolescentes de nuestro país, y por tanto la forma obedece al ritmo y la dinámica que ellos están acostumbrados a recibir desde los medios de comunicación, el relato es vertiginoso y violento, no hay mucho tiempo para la reflexión entre las escenas de combate y las rápidas decisiones de sus protagonistas que no bien salen de un problema se ven envueltos en otro, manteniendo una tensión continua que sostiene la atención del lector joven mientras se despliega ante él, el mundo mapuche, sus costumbres y su mitología.

El Puto Mundo 3 – La balada de Ernesto Cardenas

Ernesto revisò el bolsillo del pantalòn donde habìa dejado el cartòn de loterìa, pero no encontò màs que pelusas, se levantò rapidamente y se dirigiò a la cocina, en donde habìa abierto el diario por primera ves uand llegò a su hogar el dìa anterior.

Estaba practicamente desnudo y el sol se habìa levantado ya, el piso de madera de la pequeña casa que habitaba con Julia hace ya tanto tiempo no estaba frìo, mirò la hora y diò un respingo, era demasiado tarde, su reloj despertador a cuerda nunca fallaba, y el habìa recordado poner el despertador a las seis y media de la mañana, como todos los dìas de su vida.

Ernesto cardenas se habìa quedado dormido y no habìa llegado al trabajo, eran las doce del dìa y èl aùn no sabìa que estaba haciendo en medio del comedor, la casa estaba desierta, la tetera no estaba en su lugar, el diario estaba en la mesa de la cocina y no en su velador, su despertador no habìa sonado, habia dormido màs de la cuenta, su esposa no preparaba el almuerzo y solo faltaba una hora para que ella caminara hasta la tornerìa de fierro con su lonchera de metal con el almuerzo recien preparado, con un trozo de pan batido reien comprado en la panaderìa, un poco de pebre y el menù diaria, Julia ejecutaba los preparativos de sus comidas exactamente como a èl le gustaba, pero ahora, Julia no estaba.

  Un escalofrio recorrio su espinazo un zumbido tapò sus oidos y se sintio mareado, un retorcijòn de estomago le provocò ganas de vomitar sus manos perdieron fuerza, su vista se nublo su corazòn latìa acelerado su sistole y su diestole eran un par de bombos que marcaban cada milesima de segundo del proceso de hacer suyo el nuevo conocimiento, procesarlo, entenderlo, aceptarlo y darse por aludido.

Con los ojos inyetados en sangre golpeò la mesa y lartiò en dos, se dirigiò a la pieza y se vistiò con la misma ropa de ayer resoplando de ira y frustraciòn, abriò el armario para buscar el revolver calibre treinta y ocho que habìa heredado de su padre y se diò cuenta de que faltaba la ropa y los zapatos de julia, la prolija mujer habìa dejado un hueco cortado con visturì en la vida, el alma y el hogar de Ernesto, quien con los nudillos blancos y la mano apretada en el mango del arma de fuego, avanzaba hacìa la puerta de la casa.

 Sudando copiosamente y con el rostro desfigurado avanzò hacia su objetivo, corriò hacia el centro de valparaìso atropellando a cuanta gente se le ponia por delante, jadeaba por el cansancio y las emociones que se acumulaban en su pecho, golpeò el asfalto sin mirar atras hasta encontrar la direcciòn que buscaba, sabìa que lo encontrarìa trabajando, avanzò hacia el interior de la talabarterìa y un fuerte olor a cuero le golpeò el rostro, su odio se acrecentò y su mano comenzò a temblar, cuendo el hombre lo vio le preguntò amablemente.

– ¿En què lo puedo ayudar, caballero?