Among the living

A simple man looking up the stars
a tree moved by the wind
desert and river, mountain and snow
There are so many things I will never know

A milk skin girl a cross the street
a letter wrapped in your scent
Fish and Shellfish, rock and sky
There are so many things I will never try

A book in a shelf full of dust
a buried bird under serpents eggs
Cloud and rain, thunder and skin
I am the seed of a brave new kin.

Lirios

Blancos y carnosos pétalos
Flotan sobre la suave corriente,
Entre las verdes ramas y sobre los peces.
Van al mar,
mirando al sol,
sonrientes.

Te deslizas ciega,
 Laxa y vacua,
Una tibia mortaja pretende retenerte
Clavándote con acero y plástico a la orilla,
De la cual han osado desprenderte.

La muerte ha planteado el desafío
Y mi pecho grita en la lid por sangre.
El gran oso con el mastín se enfrentan,
Sobre mi se yergue
La sombra que a todos nos espera.

La he mirado a los ojos
Le he pedido que venga

Ella te lleva en sus brazos más allá del horizonte,
allende el mar,
A la tierra de los gritos sordos y el olvido,
Donde el tacto es vaporoso.

Mi última guardia ha terminado.

Tengo ahora un corazón de piedra
Donde están inscritos los nombres de los inocentes
Después de mi derrota
Se convertirá en la imperecedera ofrenda
Que se coloca sobre la tumba de los justos.

Juro por mi vida, en este mundo y en el otro
Que quienes me alejaron de tu lado y
Conspiraron contra tu destino.

Pagaran por la afrenta cometida
Aquí o allende el mar
Por mi mano o por la divina

Porque mi furor no tendrá límite
Ni mi voluntad parangón
Ni paz jamás tendrá mi alma
Porque un protector nunca descansa
Aunque sus esfuerzos sean fútiles tajos lanzados contra el viento.

Su desgarrador lamento atravesará
El profundo río océano,
Donde descansas sobre albos lirios,
Que ascienden hacia el firmamento.

Nubes

Si entro en un pasillo y huelo a humedad, se que estoy en una casa de Valparaìso. Si me ladra un perro, veo una pelota bajando sin control por una calle y en el cielouna bolsa volando hacia el oceano infinito. Entonces se que es primavera. Si escucho conversaciones a lo lejos y siento olor a carne asada a la parrilla y mùsica que se pierde entre la escaleras y ademas las calles estàn vacias, es un claro incicio de que es domingo. Si ella viene hacia a mi desnuda, suave y prfumada como una flor silvestre que crece a la vera del camino, entoces se que estoy muerto, que he recorrido mi camino y mis sesos estan desparramados en algùn lugar de lo que tu llamas realidad.

Retorno

Te fuiste rompiendo todos mis tejidos
Quedé seco y salado
con mi rostro desnudo
con el corazón adormecido

Las nubes pasan
acariciando los pequeños granos
que configuran el oceano ardiente
donde fermentan mis entrañas mustias
donde se pierden mis decadentes pasos

La mirada no me alcanza
la suavidad no es suficiente
la luz se dispersa y se fragmenta en la penumbra
la esperanza no perdura

Una gota de rocío caida de tus dedos
una sonrisa vaga disipa el miedo
un contacto furtivo 
son el aire perfumado que respiro

Eres una estatua de piedra
que se va dehaciendo con el tiempo
convirtiendose en polvo del desierto
sin ojos para observar y sin memoria

Juro que he visto un espejismo
que no es verdad lo que he vivido
que le pasó a otro
que lo he leído

No quiero saber que hay alguien como tu deambulando en este mundo
Vuela ya de mis brasos y pierdete en la niebla
Cruza los oceanos y sumergete en otros ojos
busca otras miradas que desnuden tu existencia
y olvidate de quién te ha amado como nadie en este mundo
por que yo ya me he vuelto loco.

El Rival

Vi al angel caer desde el cielo
Dos verdes miradas estudiaron mi armadura
Apreté el puño en la cacha de mi espada
Sus pies tocaron tierra.

Observé el talante del dios guerrero
Y una sonrisa recorrió mi rostro
Solté mi espada y le di la espalda.
Mi negrura se perdió tras los pasos que di confiado.

El rival, no me servía.