El Rival

Vi al angel caer desde el cielo
Dos verdes miradas estudiaron mi armadura
Apreté el puño en la cacha de mi espada
Sus pies tocaron tierra.

Observé el talante del dios guerrero
Y una sonrisa recorrió mi rostro
Solté mi espada y le di la espalda.
Mi negrura se perdió tras los pasos que di confiado.

El rival, no me servía.

Anuncios